Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ARGENTINA

La incertidumbre política se adueña del país

La muerte por sorpresa del ex presidente Néstor Kirchner, hombre fuerte del Gobierno de su esposa Cristina Fernández, abrió un horizonte de incertidumbre y conmoción en la política de Argentina a un año de las elecciones generales. Kirchner era considerado el político más influyente del país y manejaba una fuerte red de poder desde el Gobierno, en el que funcionaba un "matrimonio presidencial", según señalaban los analistas.

Su fallecimiento abre interrogantes en numerosos aspectos políticos del país, que abarcan desde cómo continuará su gestión la mandataria sin el apoyo de su esposo, la repercusión que tendrá en el Partido Justicialista (PJ, peronista) la ausencia de su presidente y cómo se definirá el escenario político de cara a los comicios de 2011.

La candidatura oficialista se iba a dirimir entre Néstor y Cristina Kirchner, según habían confirmado en los últimos días varias voces cercanas al poder. Todo dependería de la aceptación popular que recibieran uno u otra más cerca de las elecciones.

En la acera de enfrente ya se había plantado el peronismo disidente, con el ex presidente Eduardo Duhalde, el senador Carlos Reutemann y el diputado Felipe Solá, entre otros peronistas con aspiraciones presidenciales.

¿La presidenta buscará ahora su reelección o dará pie a la postulación de quien es considerado el delfín político de Kirchner, el gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli?

Este, fiel a la pareja presidencial pese a los numerosos problemas que los enfrentó, había desatado un debate interno al dejar entrever su aspiración presidencial aunque eso significara una ruptura con el 'kirchnerismo'.

Ahora, Fernández de Kirchner deberá enfrentar la gestión inmediata, con un escenario de crecimiento económico acechado por una creciente inflación que según los economistas independientes podría alcanzar este año entre un 20 y un 25%.

Néstor Kirchner condujo la recuperación de Argentina tras la profunda crisis interna de 2001. Años después, su esposa logró mantener al país a salvo de la debacle financiera internacional. Según el analista político Rosendo Fraga, "hasta el último momento él, (Néstor Kirchner) se encargó de hacer evidente que era quien ejercía realmente el poder, y no su esposa".

Etiquetas