Internacional
Suscríbete

ITALIA

La Fiscalía baraja investigar a Berlusconi por el chantaje sobre sus fiestas

El primer ministro italiano pudo inducir a Tarantini a que asegurara en sus declaraciones oficiales que el mandatario desconocía que las chicas que él reclutaba para sus fiestas privadas eran prostitutas.

Silvio Berlusconi, comparece en el tribunal, en el día de los comicios locales
El centroderecha no consigue Milán en primera vuelta de comicios municipales
EFE

La Fiscalía de Nápoles se plantea investigar al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, por el caso de la supuesta extorsión de la que pudo ser víctima para evitar que salieran a la luz detalles comprometidos sobre sus fiestas privadas con chicas, algunas de ellas prostitutas.

Según informa este sábado la prensa italiana, los fiscales consideran viable la apertura de un expediente aparte sobre Berlusconi bajo la hipótesis de delito de "inducción al falso testimonio" por este caso, en el que el primer ministro, hasta ahora, figura solo como parte lesa, pues pudo ser víctima de un chantaje.

Esta posibilidad fue planteada este viernes por los fiscales Vincenzo Piscitelli, Henry John Woodcock y Francesco Greco durante una audiencia ante el tribunal que debe decidir sobre la posible excarcelación del empresario Giampaolo Tarantini, quien fue detenido a principios de este mes junto a su esposa por el caso, ambos investigados por la supuesta extorsión a Berlusconi.

La Fiscalía de Nápoles sostiene que el primer ministro pudo inducir a Tarantini, investigado también por supuesta asociación delictiva con fines de prostitución en Bari, a que asegurara en sus declaraciones oficiales que el mandatario desconocía que las chicas que él reclutaba para sus fiestas privadas eran prostitutas.

"Es una versión falsa, desmentida por los interrogatorios de los testigos, empezando por los colaboradores más próximos a Berlusconi", aseguran los fiscales, en declaraciones que recoge hoy el diario "Corriere della Sera", que cifra entre 2 y 6 años la pena de prisión por un delito de "inducción al falso testimonio".

Supuesta extorsión

Los fiscales sostienen además que el primer ministro pudo inducir a Tarantini a mentir también sobre la naturaleza del dinero que recibió de este (un pago de 500.000 euros y una renta mensual de 20.000 euros) como parte de la supuesta extorsión y que Berlusconi siempre ha sostenido que era una ayuda a una familia en apuros.

La cuestión ahora se centra en saber dónde se continuará con esta investigación, pues en las últimas horas una juez de instrucción de Nápoles ha transferido las actas a la Fiscalía de Roma, para que se encargue del caso (en el que también está investigado el editor Valter Lavitola), ya que el dinero con el que se pudo cometer el delito de extorsión fue entregado en la capital italiana.

Los fiscales napolitanos, según 'Corriere della Sera', consideran que la competencia para continuar con la investigación aún no está clara del todo y sostienen, además, aunque el supuesto delito de extorsión sea investigado en Roma, el de "inducción al falso testimonio" sobre Berlusconi puede quedarse en Nápoles.

Tarantini, que al estallar en 2009 el escándalo de las fiestas privadas de Berlusconi fue señalado como el encargado de reclutar a las chicas que frecuentaban esos encuentros, ha asegurado siempre que pidió 500.000 euros a Berlusconi para iniciar un negocio, mientras que la renta mensual era para satisfacer sus "exigencias de vida", ya que tiene a su cargo a un gran número de personas.

Sin embargo, los fiscales sostienen que el dinero pudo servir para "convencer" al empresario de que pactara la condena en un caso en el que estaba imputado y evitar que salieran a la luz escuchas telefónicas con detalles comprometedores sobre las fiestas de Berlusconi en un juicio oral.

Los ingresos mensuales pudieron servir, según la Fiscalía de Nápoles, para que Tarantini mantuviera la misma versión de que el mandatario no sabía que algunas de las jóvenes que acudían a sus fiestas eran prostitutas.

Etiquetas