Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

CONFLICTO EN EL CÁUCASO

La UE exige a Rusia la retirada de Georgia y el respeto del plan de paz

En cumbre extraordinaria celebrada en Bruselas, los líderes europeos han condenado el "uso desproporcionado de la fuerza" por parte de Moscú.

La Unión Europea exigió a Rusia que se retire de Georgia y respete la integridad territorial de este país, tras una cumbre extraordinaria en la que los líderes europeos condenaron la "reacción desproporcionada" por parte de Moscú en el conflicto por Osetia del Sur.

En rueda de prensa, el jefe de Estado francés, Nicolas Sarkozy, que ejerce la Presidencia de turno de la UE, anunció que viajará a Moscú y Tiflis el lunes próximo acompañado del alto representante comunitario de Política Exterior, Javier Solana, y del presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, para verificar el cumplimento íntegro del plan de paz negociado a mediados de agosto.

Se trata, en particular, de garantizar la salida rápida de las fuerzas rusas que todavía ocupan la zona tampón y los puestos de control en territorio georgiano, así como de abrir el camino a una "discusión internacional" sobre la estabilización de las regiones de Osetia del Sur y Abjasia.

"La solución del conflicto debe basarse en la independencia y la integridad territorial de Georgia y no en la política de hechos consumados", dejó claro Sarkozy.

En la declaración aprobada de forma unánime por los Veintisiete, que sirve de mandato para esta segunda gira relámpago de Sarkozy por Moscú y Tiflis, se exige que las fuerzas militares rusas que aún no se han retirado a las líneas anteriores al comienzo de las hostilidades "lo hagan sin demora".

"Aparte de la asistencia a las víctimas, lo urgente ahora es poner en marcha el mecanismo internacional de supervisión, en el que la Unión está dispuesta a participar", agrega.

Dicho "mecanismo" está previsto en el quinto punto del acuerdo de alto el fuego, que todavía no se ha cumplido, y está destinado a sustituir a las tropas rusas que ocupan aún zonas situadas más allá de los límites administrativos de las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia.

Los líderes de la UE también consideran urgente el cumplimiento del sexto punto del acuerdo, que se refiere al inicio de "discusiones internacionales" sobre la seguridad y la estabilidad en Abjasia y Osetia del Sur. "No podemos volver a las esferas de influencia. Yalta ha quedado atrás", añadió Sarkozy.

El presidente en ejercicio de la UE también anunció que Europa proporcionará ayuda sustancial a Georgia y continuará "completamente involucrada" en la pacificación de la zona.

El mensaje lanzado "no es contra Rusia", puntualizó Sarkozy, "pero debemos decir que Rusia ha reaccionado de forma desproporcionada" y su reconocimiento de la independencia de las dos regiones no ayuda a la solución del conflicto.

"La pregunta es '¿quiere Rusia cooperación o no?'. La Unión quiere una cooperación real con Rusia, pero siempre tiene que haber dos para bailar un tango", recordó el jefe del Estado francés.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea (CE) resaltó el hecho de que los líderes de la UE hayan podido ponerse de acuerdo para enviar "señales claras" al resto del mundo.

"Queremos una cooperación moderna (con Rusia) en interés de ambos. Pero no podemos seguir adelante como si nada hubiera pasado", afirmó Durao Barroso.

Los europeos decidieron abrir un minucioso proceso de reevaluación de sus relaciones con Rusia de aquí a la cumbre bilateral prevista para el 14 de noviembre en Niza (Francia).

Barroso recordó que la CE ha concedido 6 millones de euros de ayuda inmediata para la población civil afectada por el conflicto y aseguró que la contribución europea a Georgia "no es retórica". "Habrá una conferencia de donantes en el futuro próximo. Queremos llegar a establecer una zona de libre comercio con Georgia, y facilitar la concesión de visados a los georgianos", agregó.

 

Comparecencia de Zapatero

 

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó la unidad de la Unión Europea (UE) y subrayó que supone la esperanza y la garantía de una resolución desde la paz y la estabilidad en la zona del Cáucaso, tras el conflicto entre Rusia y Georgia.

Rodríguez Zapatero ha viajado a Bruselas, junto al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para asistir a la cumbre extraordinaria de los Veintisiete.

En una breve comparecencia ante la prensa después de la reunión de casi cuatro horas del Consejo, el jefe del Ejecutivo español hizo hincapié en el "trascendental" papel que juega la UE para solucionar el conflicto del Cáucaso.

Condenó además, en la misma línea del Consejo Europeo, la decisión de Rusia de reconocer la independencia de las dos regiones georgianas y recordó que España mantiene una posición coherente en cuanto a no aceptar este tipo de situaciones, como hizo con la autoproclamada independencia del Kosovo de Serbia.

Etiquetas