Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Tercer Milenio

CUBA

La Eurocámara alienta a la disidencia cubana

El periodista protagonizó este año una huelga de hambre de 135 días que casi le cuesta la vida. La izquierda, que apoyaba otras candidaturas, recibe la noticia con notorio disgusto.

El opositor cubano Guillermo Fariñas conversa con la prensa por teléfono, ayer, en su casa de Santa Clara (Cuba).
La Eurocámara alienta a la disidencia cubana concediendo el premio Sajarov a Fariñas
ALEJANDRO ERNESTO/EFE

Como sucedió hace dos semanas con el Nobel de la Paz y China, ayer, otro galardón internacional, concedido esta vez por el Parlamento Europeo, incomodó profundamente a un régimen comunista, el cubano.

Reunida en Estrasburgo, la Eurocámara notificó la concesión del premio Sajarov de los Derechos Humanos al disidente cubano Guillermo Fariñas, de 48 años, protagonista de sonoras protestas contra el régimen castrista, entre ellas una huelga de hambre de 135 días este mismo año que a punto estuvo de costarle la vida.

Esta determinación del disidente fue resaltada por el presidente de la Eurocámara, Jerzy Buzek, cuando anunció la concesión del premio. “Es un periodista independiente, un disidente político que sacrificó y arriesgó su propia vida como medio de presión para cambiar la situación en Cuba. Espero poder entregarle el premio en Estrasburgo en diciembre y también espero que, junto a Fariñas, las Damas de Blanco también puedan asistir a la ceremonia para recoger su premio en persona”, dijo.

La alta representante para la Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, se sumó a las declaraciones de Buzek, resaltando la trayectoria del galardonado.

Fariñas es el tercer premio Sajarov de la disidencia cubana. Además de las Damas de Blanco, que el presidente de la Eurocámara mencionaba en su declaración, y que compartieron el galardón en 2005 con la abogada nigeriana Hawa Ibrahim y con Reporteros sin Fronteras, en 2002 fue premiado el activista Oswaldo Payá, que solo pudo retirar el premio meses después de su concesión. En 2004, la Eurocámara pidió expresamente al régimen cubano que se permitiera al disidente dejar la isla.

El nuevo premio Sajarov es doctor en Psicología y periodista. Miembro de la clandestina Alianza Democrática Cubana, dirige una agencia de noticias en línea por internet declarada ilegal por el régimen castrista, de nombre Cubanacan Presss. Ha protagonizado 23 huelgas de hambre para protestar contra la censura en Cuba.

Su candidatura fue presentada por Joseph Daul, José Ignacio Salafranca, Jaime Mayor Oreja, Jacek Saryusz-Wolski, Jaroslaw Leszek Walesa y Francisco José Millán Mon, en nombre del grupo del Partido Popular Europeo, por el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos y por 91 eurodiputados.

El PPE celebró inmediatamente la decisión. Su secretario general, Antonio López Istúriz, declaró que “la resistencia pacífica (de Fariñas) es un ejemplo para el mundo entero y debe hacer reflexionar al régimen cubano para que de una vez por todas cese de violar los derechos humanos del pueblo y comience una transición hacia el sistema democrático”.

Críticas al método utilizado

La izquierda de la Eurocámara, en cambio, recibió la noticia con notorio disgusto. Socialistas, comunistas y verdes apoyaban las otras candidaturas. Optaban también al premio una opositora etíope, Birutkan Mideska y la ONG israelí Breaking the Silence.

La eurodiputada francesa Marie-Christine Vergiat, (Izquierda Unitaria Europea), protestó porque en sus 22 años de existencia el premio Sajarov haya ido a parar a disidentes cubanos y criticó el método utilizado por la conferencia de presidentes de grupo para elegir al ganador.

El nuevo premio Sajarov se erige como un obstáculo para la estrategia de la izquierda europea, de la socialista española en particular, que lleva años pugnando sin acierto por cambiar la política europea hacia el régimen cubano.

Tras conocer la concesión del premio, Fariñas consideró ayer “despreciable” la actitud que ha tenido hacia Cuba el ministro de Asuntos Exteriores español saliente, Miguel Ángel Moratinos, y le pidió a su sucesora, Trinidad Jiménez, que “haga todo lo contrario”.

El opositor señaló que el ex ministro de Asuntos Exteriores únicamente trató de “sacarle las castañas del fuego a los antidemocráticos que están en el poder” en Cuba, en alusión al Gobierno que ahora encabeza Raúl Castro.

Sin embargo, Fariñas, quien dijo tener ya algunas “referencias” de Jiménez de su etapa como secretaria de Estado para Iberoamérica, no quiso anticipar sus posibles actuaciones como nueva jefa de la Diplomacia.

Etiquetas