Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

INTERVENCIÓN INTERNACIONAL

La UE busca un nuevo enfoque en Afganistán ante el deterioro de la situación

La UE reconoció el creciente deterioro de la situación en Afganistán, por lo que emplazó al futuro Gobierno de ese país a dar un giro completo a su acción, a cambio de lo cual le prometió aumentar su ayuda y mejorar su eficacia.

Los ministros comunitarios de Exteriores aprobaron hoy en Luxemburgo un plan de acción integrado sobre Afganistán y Pakistán, con el que la Unión Europea (UE) busca englobar todos los elementos de su política en ambos países y darles más efectividad a escala regional.

"Aunque el esfuerzo de seguridad en Afganistán es muy importante, nunca podremos tener éxito si no logramos tener un Estado básico", reconoció tras la decisión el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, cuyo país ejerce la Presidencia de turno de la UE.

El plan comunitario parte de la admisión de que "la situación en Afganistán se está deteriorando", no los por la violencia, sino porque el progreso en la reforma política, la gobernanza y la creación del Estado "es demasiado lento y en algunas partes del país casi inexistente".

Afganistán vivirá el próximo 7 de noviembre la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales y los europeos confían en que la celebración de esta ronda, tras la constatación de un fraude parcial en la primera, hará que las nuevas autoridades tengan un barniz de credibilidad y legitimidad ante su propio pueblo.

La UE cree que el país asiático entra "en un período decisivo", en el que "hará falta un Gobierno responsable" que aproveche el aumento concertado del apoyo internacional para un nuevo programa ante su pueblo.

El nuevo Ejecutivo afgano "debe adoptar un conjunto de compromisos políticos" con su población, dentro de un nuevo contrato entre Afganistán y la comunidad internacional, añade.

A partir de ahí, la UE establece objetivos como la creación de instituciones competentes, una acción clara y bien dirigida contra la corrupción, la formación de fuerzas de Policía, la reforma de la Justicia y el desarrollo agrícola y rural.

"Eso requiere claramente un esfuerzo mayor en el ámbito civil y político" por parte de la comunidad internacional, reconoció el ministro sueco durante una conferencia de prensa.

Además de exigir más al próximo Gobierno de Kabul, los europeos quieren que su aumento de ayudas vaya unido a una racionalización de sus esfuerzos, que elimine las duplicidades y dé mayor efectividad a su acción.

En este sentido, la UE dijo que unificará su representación en el país asiático, donde ahora hay un representante especial y un delegado de la Comisión Europea (CE).

Los veintisiete miembros de la UE prometieron incrementar su ayuda a Afganistán, aunque por ahora no se han mencionado cifras concretas, y también expandirán el papel de su misión Eupol para la formación de las fuerzas de seguridad afganas.

Bildt explicó que parte del dinero adicional vendrá de la Comisión Europea, aunque espera también de los países comunitarios, en los que se reconoce "la importancia de la construcción de Estado y Gobierno en Afganistán".

"Estamos hablando de mucho dinero, pero es por supuesto mucho menos de lo que gastamos en el ámbito militar", incidió.

El responsable de la política exterior de la UE, Javier Solana, explicó que, pese al aumento del apoyo europeo internacional, la responsabilidad es de los propios afganos", especialmente un Gobierno "que cambie las formas respecto al pasado".

Bildt dijo que la confianza en el proceso de reforma en Afganistán se está debilitando, tanto a nivel interno como externo, y recalcó que ese deterioro "tiene que arreglarse".

Otra de las novedades del plan de acción es el énfasis que se pone en Pakistán, que afronta el mismo problema de terrorismo, violencia extremista y tráfico de drogas, una estabilidad "que tiene un impacto directo en Europa", según el documento.

La UE y sus Estados miembros ofrecen una ayuda anual de unos 1.000 millones de dólares a Afganistán, un país donde mantienen 30.000 soldados, la mayor cifra que los europeos han tenido nunca en una operación exterior.

Etiquetas