Despliega el menú
Internacional

ORIENTE PRÓXIMO

Israel estudia castigar a Gaza por el caos de Rafah no enviando electricidad, agua y medicinas

El Gobierno hebrero estudia endurecer el bloqueo iniciado el pasado viernes y cortar el envío de electricidad, agua o medicinas, pese a la condena de Naciones Unidas. Egipto ha aumentado la presencia policial ante la marea humana.

El derribo de parte del límite de Rafah, que une la Franja de Gaza con Egipto, y el paso masivo de palestinos al estado vecino, no ha pasado desapercibido para Israel, que rodea por tierra el resto de la Franja. Como consecuencia de esta situación, el Gobierno hebrero estudia endurecer el bloqueo iniciado el pasado viernes y cortar el envío de electricidad, agua o medicinas, pese a la condena de Naciones Unidas. No obstante, el plazo de confianza dado por las autoridades de El Cairo a los miles de palestinos que aspiran a tomar aire fuera de Gaza parece haber llegado a su fin. Después de que el miércoles los huecos dejados en el muro de separación del paso de Rafah abriesen el camino para que una masa humana pudiese acceder a comercios donde cubrir sus necesidades más básicas, las Fuerzas de Seguridad egipcias comenzaron hoy a impedir el paso de algunos vehículos, pese a que muchos palestinos siguieron con su peregrinaje al otro lado de la frontera.

"Tenemos que entender que cuando Gaza está abierta al otro lado perdemos la responsabilidad sobre ella, así que queremos desconectarnos" de este territorio. Así lo aseguró el viceministro de Defensa israelí, Matan Vilnai, en la radio militar israelí. De confirmarse sobre el terreno estas declaraciones, supondría cesar el suministro de agua y medicinas, para que estos servicios, según Vilnai, "puedan llegar a otro lugar". "Somos responsables de ello mientras no haya otra alternativa", explicó.

Y es que el Ejecutivo dirigido por Ehud Olmert ya había expresado el miércoles su malestar por el suceso, originado a partir de una serie de explosiones en el paso fronterizo de Rafah y que abrió la puerta a miles de palestinos, a quienes el propio presidente egipcio permitió el paso siempre y cuando no fuesen armados y entendiendo que únicamente querían cubrir sus necesidades básicas. No obstante, la manga ancha no es ilimitada, y las Fuerzas de Seguridad de Egipto impidieron hoy el cruce de cientos de palestinos en coche y controlaron la llegada de los habitantes de la Franja más allá de la ciudad de Arish, con la intención de evitar entradas ilegales. Entretanto, las autoridades comenzaron a advertir de que la situación no durará siempre y que, más tarde o más temprano, el límite volverá a sellarse. 

 

Más control policial en Egipto

 

Por segundo día consecutivo, miles de palestinos siguieron cruzando desde Gaza hacia Egipto. Centenares de miembros de las fuerzas de seguridad egipcias se trasladaron al área, pero no hicieron ningún intento de detener el flujo de personas que cruzan la frontera para comprar bienes de primera necesidad en poblaciones egipcias.

 

Hay tal cantidad de palestinos en Rafah, que da la impresión de que hubiera sido anexionada por Gaza. La calle principal se ha convertido en un enorme mercado al aire libre donde se venden toda clase de bienes, incluido petróleo, cabras y otros animales y cigarrillos. Sin embargo, algunos productos han subido tanto, que resulta más barato comprarlos en Gaza. Los israelíes endurecieron el bloqueo la semana pasada, después de un aumento de los ataques con misiles artesanales desde Gaza.

 

El pasado miércoles el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, dijo que no permitirá que los residentes de Gaza vivan normalmente mientras que Israel sufre los ataques de los miliocianos de Hamas. Por su parte el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Arye Mekel, acusó a Hamas de la situación que sufren los habitantes de Gaza: "Todo lo que tienen que hacer es dejar de disparar misiles contra Sderot y otros lugares en Israel, e inmediatamente cesarán los problemas en la frontera", dijo.

 

Israel quiere que Egipto tome el control de la frontera. Pero existe un alto grado de simpatía en el mundo árabe por los habitantes de Gaza que sufren el bloqueo israelí. Egipto ha dicho que no utilizará la fuerza para hacerlos retroceder. El portavoz del ministerio de Exteriores egipcio, Hossam Zaki, dijo que la frontera será clausurada nuevamente cuando todos los palestinos haya retornado a Gaza. Por su parte Hamas propuso conversaciones urgentes sobre los pasos fronterizos con Egipto y la Autoridad Nacional Palestina.

 

"Exigimos que nuestros hermanos árabes tomen una decisión clara, práctica y rápida, a fin de adoptar todas las medidas y procedimientos para acabar con el sitio a la Franja de Gaza", dijo el líder de Hamas, Ismail Haniya. Haniya parece responder positivamente a una propuesta del primer ministro palestino, Salam Fayad, para controlar las fronteras de Gaza, una oferta que es rechazada por Israel. "No queremos controlar todo, somos parte del pueblo palestino", indicó Haniya.

 

A nivel internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU se reúne este jueves por segunda vez en tres días, para tratar de acordar una declaración pidiendo el fin inmediato de la violencia en Gaza y en el sur de Israel.

Etiquetas