Despliega el menú
Internacional

ELECCIONES

Holanda, bajo la sombra de la ultraderecha

Tras las últimas elecciones, antimusulmán Geert Wilders ha logrado 15 diputados más de los que tenía, teniendo un total de 24.

Los holandeses y Europa aprendieron algo ayer: el populismo de derechas y la xenofobia pueden prosperar de maravilla al amparo de la crisis económica de Europa. Así ha quedado de manifiesto en las elecciones del miércoles, en las que el antimusulmán Geert Wilders ha logrado 15 diputados más de los que tenía, es decir, cuenta ya con 24, lo que convierte a su Partido por la Libertad (PVV) en el que más ha crecido en el Parlamento holandés.

Ni siquiera Mark Rutte, la estrella del Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD), los liberales de derecha, que cada vez más acercan su discurso sobre inmigración al de Wilders, consiguió un crecimiento tan grande, a pesar de ser el partido más votado y obtener 31 escaños.

Con su propuesta radical de recortes, el VVD solo consiguió un diputado más que los socialdemócratas, que suman 30. Los democristianos, por su parte, se descalabraron hasta los 20 diputados.

De este modo, Holanda se encuentra frente a una de las situaciones más complicadas desde el final de la Segunda Guerra Mundial para formar Gobierno, que podría alargarse durante meses. Y en un momento en el que son más necesarias unas medidas rápidas y ciertos recortes para ahorrar 30 millones de euros y poner así en orden las cuentas públicas.

Hasta la jefa de Estado, la reina Beatriz, vería con auténtico horror la participación de la ultraderecha xenófoba. La monarca, según lo que se dice en los círculos de la corte, teme por la reputación internacional de su país en el caso de que Wilders se convierta en ministro, puesto que este político populista está procesado por incitación a la violencia y al odio contra los musulmanes.

Etiquetas