Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

FRANCIA

Ha nacido una estrella: Jean Sarkozy

El hijo del presidente francés renuncia a un alto cargo del Estado, sin embargo, por su paso atrás se le adjudica un papel estelar en la vida política del país.

Jean Sarkozy, tras dejar Hauts de Seine, donde era consejero general (diputado provincial).
Ha nacido una estrella: Jean Sarkozy
P. Wojazer/reuters

Golpe de efecto en tierra de Nicolas Sarkozy: su hijo renuncia a un alto cargo del Estado, "sacrificado" por el padre, acusado de nepotismo, pero por su paso atrás ya se le adjudica un papel estelar en la política francesa. Jean Sarkozy, de 23 años y estudiante de Derecho, resolvió con "elegancia y madurez" un embrollo de altura estatal cuando en la noche del jueves declaró que no se presentaría al cargo de presidente del organismo que gestiona el barrio de negocios parisino de La Défense.

Así lo calificó ayer el vespertino 'Le Monde', en cuyo editorial lanzó un "¡Bravo por el artista!" al comentar la intervención del joven 'Sarko' en la cadena France 2, pero sin dejar de poner en duda su preparación para formar parte de un gremio "tan importante".

 

El paso atrás anunciado por el hijo del presidente francés quedó confirmado con su ingreso en el consejo de administración de la EPAD (Etablissement Public d'Aménagement de La Défense), del que no será candidato a dirigirlo. Al cabo de dos semanas de polémica, Jean Sarkozy exclamó al confirmarse su elección como miembro de la EPAD: "Por fin hemos hablado de la Défense", el barrio de negocios y una cuarentena de rascacielos en el oeste de París que gestiona la entidad pública.

El joven Sarkozy obtuvo 30 votos, el doble de los que alcanzó la izquierdista Nadine García.

 

Jean Sarkozy había anunciado en televisión: "No quiero una victoria manchada de sospechas", sin desaprovechar la ocasión para denunciar lo que calificó de "campaña de manipulación y desinformación".

 

'Le Monde' considera que el presidente francés "ha debido quedarse impresionado, y sin duda preocupado, por lo que salía de un país profundamente igualitario" y recuerda el barullo que ha provocado en Internet el "nepotismo" del que se acusó a Sarkozy padre.

 

En sus primeras declaraciones tras la elección como miembro de EPAD, Jean Sarkozy confirmó que su vocación política es "inalterable" y lanzó una de esas frases que marcan las biografías: "Siempre es una prueba encontrarse en el centro de una polémica, pero eso forja el carácter y la determinación".

 

"Dije que tenía pasión por el compromiso público. Está dentro de mí, es una vocación", agregó el hijo mayor del presidente francés.

 

El primer ministro, François Fillon, supo valorar la actitud del joven: "Este paso atrás es una actitud que, en mi opinión, le beneficiará mucho". El paso atrás, sin embargo, fue preparado cuidadosamente la víspera, según las informaciones de 'Le Monde', que ayer aseguró que el presidente se reunió el miércoles "de urgencia" en el palacio del Elíseo con varios de sus consejeros. En esa cita, siempre según el periódico, hubo preocupación por las consecuencias que, sobre el electorado conservador, estaba teniendo ya el mantenimiento de las ambiciones del hijo del presidente y se mencionó el ascenso en las encuestas del ultraderechista Frente Nacional.

 

Un periódico local bretón, 'Le Télégramme', escribió ayer: "El muchacho, que se comportó de manera impecable, sale engrandecido de la prueba. Los comentaristas dirán que 'Sarko' retrocede, lo que raramente le sucede. Pero ha nacido una estrella".

Etiquetas