Despliega el menú
Internacional

LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

Giuliani y Edwards renuncian a la Casa Blanca

del senador John McCain. Por su parte, Edwards también deja la carrera presidencial, pero no se decanta ni por Clinton ni por Obama.

El ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani anunció oficialmente el abandono de la carrera presidencial y su apoyo al senador John McCain, actual favorito en las encuestas para la candidatura republicana. En un acto celebrado en California, Giuliani dijo que había decidido dar su apoyo explícito a McCain, porque piensa que es el "candidato mejor cualificado" para ser el presidente de los Estados Unidos.

Giuliani tomó esta decisión de apartarse de la carrera presidencial tras la derrota sufrida en Florida, el estado donde había depositado todas sus esperanzas de ganar y de ver relanzada su candidatura. No obstante, el ex alcalde quedó tercero en Florida, con el 15% de los votos, muy por detrás de McCain, quien obtuvo el 36%, y del ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, con el 33%.

En su comparecencia pública, Giuliani aseguró que cuando entró en la carrera presidencial, pasó mucho tiempo pensando en qué cualidades debe tener un presidente, en quién tiene "la fortaleza para afrontar los tiempos difíciles, la visión para llevar a cabo los desafíos, y la perseverancia para lograr los objetivos marcados". "Lógicamente, yo creía que era la persona que cumplía todos esos requisitos, pero desgraciadamente los votantes no pensaron así", agregó.

Por ello, ha decidido dar su apoyo explícito al senador por Arizona, "un héroe estadounidense" que, en su opinión, cumple con lo que se necesita para llegar a la Casa Blanca. "Es un hombre de honor e íntegro", opinó el ex alcalde de Nueva York, que en todo momento "ha demostrado carácter".

A su vez, indicó que ambos "éramos amigos, luego fuimos competidores durante la campaña y ahora seguimos siendo amigos" y recordó que a lo largo de la contienda le pidieron en alguna ocasión grabar un anuncio electoral en contra de McCain "y me negué". "Siempre he tenido consideración por él. Permaneceremos como amigos. Este país tendrá un presidente preparado", dijo Giuliani, quien recordó que ambos son partidarios del recorte de impuestos y denuncian el derroche presupuestario en la capital estadounidense.

Por último, anunció que ambos harán campaña juntos en California, Nueva York, Nueva Jersey e Illinois. Lo que queda de campaña, según el ex alcalde de Nueva York, "la llevaré a cabo como si se tratara de mi propia elección".

Por su parte, McCain dijo sentirse "profundamente honrado" por el respaldo de Giuliani de quien dijo que era un "auténtico héroe nacional" y sentirse "honrado por su amistad".

Edwards también abandona

 

John Edwards, ex senador y antiguo candidato a la Vicepresidencia de EEUU, anunció oficialmente su retirada de la campaña electoral en un acto celebrado en Nueva Orleans, la ciudad que para él es el ejemplo más claro de lo que representa el "abandono" de Washington. Rodeado de su familia y con una hilera de casas de damnificados por el huracán "Katrina" como telón de fondo, el hasta ahora aspirante demócrata a la Presidencia indicó que su campaña termina, pero sus ideales de lucha contra la pobreza y el deterioro de la clase media estadounidense permanecen.

"La gente me ha pedido que no les olvide, que siga hablando por ellos. Su lucha será mi lucha. Su sueño será mi sueño", apuntó Edwards en la misma ciudad en la que anunció que se presentaba a la contienda electoral. "Es hora de retirarme para que la historia se abra paso", dijo el ex candidato demócrata a los asistentes, a quienes explicó que la "justicia económica ha sido y seguirá siendo" su causa.

En este sentido, explicó que había hablado con la senadora por Nueva York Hillary Clinton y el senador por Illinois Barack Obama, sus hasta ahora contendientes en la batalla electoral, que le aseguraron que en caso de convertirse en presidentes "harán de la eliminación de la pobreza y la igualdad económica su causa". Sin embargo, Edwards evitó respaldar a alguno de los dos.

Por último, se mostró convencido de que los demócratas se harán con la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de noviembre. "Con nuestras convicciones volveremos a la Casa Blanca", vaticinó. Tanto Hillary Clinton como Barack Obama publicaron de inmediato sendos comentarios en los que elogiaron la figura de Edwards.

Para la ex primera dama, Edwards terminó su campaña como la comenzó, rodeado de los desfavorecidos y los desprotegidos, "la gente que frecuentemente se queda rezagada y que casi siempre se queda fuera de nuestro debate electoral". La senadora, que manifestó su "gran respeto personal" por John y Elizabeth Edwards, destacó que su colega "se postuló con compasión y convicción y elevó el nivel de esta campaña con su profunda preocupación por la vida cotidiana del pueblo de EEUU". "John es uno de los más grandes luchadores que el pueblo podría tener", aseguró.

Barack Obama, por su parte, subrayó el hecho de que Edwards haya "pasado su vida luchando por dar voz a los que no la tienen, dando esperanza a los que luchan, incluso cuando no era popular hacerlo o cuando no se reflejaba en las noticias". "Su campaña puede terminar hoy, pero la causa que defiende vivirá para siempre entre los que todavía creen que podemos conseguir el sueño de una América", agregó Obama.

En su última intervención como candidato, Edwards apareció junto a su esposa Elizabeth y sus tres hijos, como lo hizo cuando anunció su segunda campaña presidencial.

Etiquetas