Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REINO UNIDO

Muere un angoleño al ser deportado por Inlaterra

Un testigo asegura que Jimmy Mubenga, de 46 años, se quejó de que no quería viajar y no podía respirar "durante al menos diez minutos", mientras fue retenido por los servicios de seguridad "con excesiva fuerza".

Aviones de British Airways.
Cancelados 14 vuelos de British Airways
AFP

Un angoleño que falleció cuando estaba siendo deportado a su país desde Reino Unido se había quejado de problemas respiratorios a los tres guardas de seguridad que le sujetaban con fuerza, según informan los medios británicos.

Jimmy Mubenga, de 46 años, perdió el conocimiento cuando un vuelo comercial de la aerolínea británica British Airways (BA) se encontraba en la pista del aeropuerto londinense de Heathrow la noche del martes. El incidente motivó la cancelación de ese vuelo y Mubenga fue trasladado a un hospital donde se certificó su fallecimiento.

Según el testimonio aportado por uno de los pasajeros que se encontraba a bordo del avión, Kevin Wallis, cuya butaca estaba cerca de Mubenga, el angoleño era retenido "con excesiva fuerza", en su opinión, por tres guardas de seguridad.

Wallis dijo que escuchó al ciudadano que estaba siendo deportado quejarse de que no podía respirar "durante al menos diez minutos" antes de perder el conocimiento.

El martes por la noche, la policía británica confirmó que investigaban la muerte del angoleño, quien "estaba siendo deportado de Reino Unido bajo escolta por tres guardas de seguridad civiles". Según señaló un portavoz de Scotland Yard, "las investigaciones continúan para establecer las circunstancias que rodean al incidente" y "no ha habido detenciones".

Los tres empleados de seguridad trabajaban para G4S, una empresa privada de seguridad, contratada para supervisar las deportaciones llevadas a cabo por el Ministerio de Interior.

En un comunicado emitido el jueves por la noche por dicha compañía, G4S señaló que un hombre "se sintió mal" en un vuelo mientras estaba siendo deportado, una versión que corroboró el Ministerio británico de Interior. No obstante, Wallis, que aseguró que gozaba de una buena panorámica del resto de los pasajeros a bordo, tildó ambas versiones de "absoluta basura".

Este viajero dijo, mediante un testimonio telefónico desde la ciudad de Soyo (norte de Angola) que recogen hoy los medios de Reino Unido, que le quedó claro que un pasajero se encontraba angustiado tan pronto embarcó en el vuelo de BA.

Según Wallis, dos guardas de seguridad iban sentados a ambos lados de Mubenga "sujetándolo" y un tercero le agarraba de forma ocasional desde el asiento ubicado enfrente. El testigo oyó cómo el angoleño trataba de levantarse y repetía: "No quiero ir" y dijo que ese ciudadano se quejó de problemas respiratorios "durante al menos diez minutos".

Etiquetas