Despliega el menú
Internacional

EL NUEVO IRAQ

Estados Unidos inicia la mayor excarcelación de presos en Iraq desde la invasión

La amnistía afectará a la mitad de la población reclusa bajo custodia estadounidense, sobre todo sunies.

Washington llevará a cabo un gesto sin precedentes en Iraq. Liberará a más de la mitad de los 23.000 presos bajo custodia de las fuerzas norteamericanas en el mayor movimiento de este tipo desde que comenzase la invasión extranjera para derrocar al régimen de Sadam Hussein, hace ya cinco años. La iniciativa supone también una variación de la política de arrestos estadounidense, más habituada a verse envuelta en polémicas en relación al trato a los reos que en otro tipo de acciones.

De momento, el Ejército de Estados Unidos ha comenzado a liberar a miles de iraquíes, según confirmaron fuentes de mando de esta organización, en declaraciones al periódico 'The Wall Street Journal'. El objetivo es sacar de sus reclusiones a más de la mitad de los alrededor de 23.000 arrestados bajo custodia norteamericana, en una acción que suena a lavado de cara de la denostada imagen de los militares en Iraq y que no tiene precedentes desde que comenzase la invasión en 2003.

El gran número de ciudadanos iraquíes encarcelados provoca el enfado ciudadano general, a lo que se añaden las últimas informaciones acerca de arrestos injustificados e incluso torturas confirmadas. Por ello, desde Washington se confía en que la masiva liberación, de la que se beneficiarán principalmente detenidos suníes, implique a esta etnia en la gobernabilidad de un país controlado básicamente por la influencia chií y marcado por la inestabilidad.

¿El futuro?

Estados Unidos actualmente cuenta con 160.000 soldados desplegados en Iraq, cifra que se verá reducida a en torno 140.000 en julio, cuando cinco de las 20 brigadas de combate retornen a sus hogares. El mando de las fuerzas norteamericanas en el país árabe recomendó recientemente interrumpir el repliegue para evaluar la actual situación de seguridad en Iraq, solicitud aceptada por el presidente norteamericano, George W. Bush, a quien su gestión del conflicto le ha pasado factura durante su Presidencia, actualmente en el tramo final.

Precisamente, una de las principales polémicas en las que se ha visto envuelto el inquilino de la Casa Blanca ha tenido que ver con las detenciones y el trato dado a los sospechosos, que en algunos lugares como Guantánamo terminan por formar parte de un limbo judicial criticado duramente por la comunidad internacional. Además, la puesta en libertad de más de 10.000 presos en Iraq podría verse como un cambio de actitud de las fuerzas estadounidenses, acusadas en más de una ocasión de no respetar la integridad de los presos tanto en el trato diario como en los interrogatorios.

Sin embargo, el cambio más radical se daría en caso de que quien finalmente sea el candidato demócrata a la Presidencia, independientemente de que se trate de Hillary Clinton o Barack Obama, venza ante el republicano John McCain. En este caso, el triunfo supondría la retirada gradual de las tropas de Iraq hasta el repliegue definitivo.

Etiquetas