Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

PAKISTÁN

El viudo de Benazir Bhutto acepta la candidatura a la presidencia de Pakistán

El viudo de la asesinada ex primera ministra paquistaní Benazir Bhutto, Asif Alí Zardari, aceptó ser candidato a la presidencia de Pakistán tras la renuncia de Pervez Musharraf, según confirmó este sábado una fuente de su partido. Asif Alí Zardari obtuvo el viernes el apoyo de los parlamentarios de su formación, el Partido Popular de Pakistán (PPP) para ser el candidato a suceder en la presidencia a Pervez Musharraf el 6 de septiembre, día fijado para la votación por el Parlamento y las asambleas provinciales paquistaníes.

No obstante, la frágil coalición gobernante, que incluye al PPP ahora dirigido por Zardari, y el partido del ex primer ministro Nawaz Sharif, sigue manteniendo divergencias sobre varias cuestiones, entre ellos el restablecimiento en sus funciones de los jueces destituidos por Musharraf en 2007.

La inestabilidad política y la caída en picado de la economía alarman a las naciones occidentales que desean continuidad política en ese país tras la salida del poder de Musharraf, un aliado clave de Estados Unidos, aunque el diálogo entre el PPP y el partido de Sharif dista mucho de ser fluido.

Unanimidad

"Asif Alí Zardari ha aceptado disputar la elección para el cargo de presidente de Pakistán después de que el partido unánimemente lo designara como su candidato", declaró Raza Rabbani, subsecretario general del PPP de la fallecida Benazir Bhutto. Rabbani dijo que Zardari fue escogido en parte como un homenaje al sacrificio de Benazir Bhutto, asesinada en un atentado suicida durante un mitin electoral en diciembre de 2007.

El subsecretario del PPP añadió que se consultó a los aliados de la coalición antes de anunciar que Zardari era su opción para liderar esta nación, que cuenta con armamento nuclear, y añadió que "somos optimistas, creemos que la coalición seguirá intacta".

Sharif ha dicho que apoyará a Zardari para la presidencia si se compromete a abolir la prerrogativa presidencial --creada por Musharraf-- de disolver el Parlamento. Sin embargo la suerte de los 60 jueces cesados por Musharraf, incluido el presidente de la Corte Suprema, se ha convertido en un punto de litigio de cruciales repercusiones para el futuro de la coalición. Sharif ha preguntado al PPP si los jueces podrían volver a sus cargos el lunes, después de haber amenazado con retirarse de la coalición si no eran repuestos el viernes.

El ex primer ministro, destituido en 1999 por Musharraf cuando dio el golpe que aupó al general al poder, dijo que representantes de los dos partidos debían redactar durante el fin de semana un proyecto de resolución para restaurar a los jueces y presentarla ante el Parlamento el lunes.

Una resolución para reintegrar en sus cargos a los jueces requiere el apoyo del PPP. Rabbani dijo que los jueces serían reintegrados a sus puestos, pero señaló que la fecha par que al medida sea efectiva se anunciaría más tarde.

Los analistas han sugerido que Zardari no desea que el presidente de la Corte, Iftijar Muhammad Chaudhry, vuelva a su cargo porque podría anular la amnistía --sobre acusaciones de corrupción-- que Musharraf garantizó a Bhutto y a su esposo en 2007 y que les permitió volver del exilio.

La renuncia de Musharraf y la pugna por reemplazarlo se produce en medio de una prolongada batalla contra los militantes islamistas que han cometido atentados suicidas y se han enfrentado con tropas paquistaníes en la frontera con Afganistán.

Etiquetas