Despliega el menú
Internacional

EEUU

El Tribunal Supremo de EE.UU. permite ejecuciones mediante inyección letal

El máximo tribunal norteamericano rechazó un recurso de dos condenados de Kentucky que las consideraban inconstitucionales por violar la prohibición constitucional a la crueldad al infligir un sufrimiento y un dolor innecesarios

El Tribunal Supremo estadounidense dictaminó que la ejecución de la pena de muerte mediante inyecciones letales no viola la Constitución, al rechazar un recurso en ese sentido de dos condenados de Kentucky.

Los integrantes del máximo tribunal estadounidense rechazaron por siete votos en contra y dos a favor que las inyecciones letales violan la prohibición constitucional a la crueldad al infligir un sufrimiento y un dolor innecesarios. EEUU detuvo en septiembre pasado todas las ejecuciones por inyección letal después de que el Supremo aceptase el caso planteado por los dos reos de Kentucky.

Lo que estaba en discusión no es la constitucionalidad de la pena de muerte, un asunto sobre el que el Supremo ya se pronunció hace décadas, sino si el método más común de ejecución viola la Octava Enmienda de la Constitución, que prohíbe la crueldad en el tratamiento de las personas.

Treinta y cinco de los 36 estados de EEUU que restauraron la pena de muerte en 1977 emplean diferentes combinaciones de los tres mismos compuestos químicos para sus ejecuciones por inyección letal.

Kentucky emplea el compuesto tiopental sódico, un anestésico poderoso que deja inconsciente al reo; luego se administra pancorio que paraliza los músculos, y finalmente potasio que detiene el corazón del ejecutado.

Los opositores a este método aducen que si el primer compuesto no se administra de manera eficaz, el segundo induce una sofocación y parálisis consciente aterradoras, y el tercero inflige un terrible dolor ardiente mientras avanza por las venas.

Los dos reos que presentaron el recurso al Supremo no estaban solicitando el perdón de la pena capital, sino que se les administrara una sola inyección, un barbitúrico, que no causa dolor pero sí la muerte.

En caso de que no se les atendiera su petición, pedían que las autoridades del Estado aumentaran los sistemas de control para asegurarse de que las inyecciones habían sido preparadas de manera correcta. Desde que se restauró la pena de muerte en Estados Unidos en 1977, han sido ejecutadas 1.099 personas.

Etiquetas