Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

EE. UU.

El Supremo decidirá si los jueces pueden ordenar la libertad de presos de Guantánamo

El Tribunal Supremo de Estados Unidos decidirá si los jueces pueden ordenar la puesta en libertad de prisioneros de Guantánamo (Cuba) en territorio de EE.UU., como parte de un caso de 13 detenidos que informó que ha admitido a trámite.

Los 13 son musulmanes chinos de la etnia uigur están presos en la base naval estadounidense en Cuba desde 2002, pese a que el Pentágono cree que no representan ningún peligro para el país.

Durante años, primero el gobierno del ex presidente de EE.UU. George W. Bush y ahora el de su sucesor, Barack Obama, intentan repatriarlos a un tercer país, pues si son enviados a China podrían sufrir persecución por pertenecer a un grupo separatista.

A pesar de su deseo de clausurar el penal de Guantánamo, la Administración de Obama no ha querido ponerles en libertad en Estados Unidos, ante el rechazo de muchos legisladores, tanto demócratas como republicanos, a traer al territorio nacional a detenidos que el gobierno de Bush llamó "lo peor de lo peor".

El Tribunal Supremo escuchará los alegatos de las partes a principios del 2010 y emitirá un dictamen antes de junio, el cual afectará no solo a los uigures, sino que creará un precedente aplicable a todos los detenidos en Guantánamo.

El Gobierno de Obama se opuso a que la máxima corte del país viera el caso y aún podría lograr que lo desestime si logra sacar a los uigures de Guantánamo en los próximos meses.

La abogada del Estado ante el Supremo, Elena Kagan, indicó en una carta enviada a esa Corte que Palau ha ofrecido dar asilo a 12 de los 13 detenidos, y que seis de ellos han aceptado. El que quedaría fuera es Arkin Mahmud.

El año pasado un tribunal federal ya ordenó que los 17 uigures que había entonces en Guantánamo -4 de los cuales fueron enviados a las islas Bermudas posteriormente- fueran liberados en Estados Unidos.

Sin embargo, en febrero una corte de apelaciones revocó la decisión, no porque los detenidos representaran algún peligro para el país, sino porque consideró que el juez se extralimitó en sus poderes al determinar "fuera del marco de la normativa migratoria" que esos hombres debían ser liberados en Estados Unidos.

"No sabemos si todos los solicitantes o alguno de ellos reúnen los requisitos para entrar en el país de acuerdo con las leyes migratorias", afirmó el tribunal, compuesto por tres magistrados, dos nombrados por presidentes republicanos y una por un demócrata.

Afirmaron que es el Ejecutivo y no el poder judicial el que tiene el poder para aceptar en Estados Unidos a un extranjero. La base de Guantánamo no es considerada territorio nacional estadounidense, puesto que el terreno está alquilado a Cuba.

Los uigures supuestamente recibieron entrenamiento militar en un campo del Movimiento Islámico del Turkistán Oriental en las montañas de Tora Bora, en la frontera entre Afganistán y Pakistán, que fue destruido en un bombardeo estadounidense en 2001.

Tras los ataques, huyeron a Pakistán, donde fueron capturados y entregados a las autoridades estadounidenses.

Su traslado a un tercer país se ha visto dificultado por las demandas de China para lograr su extradición, según Alim Seytoff, secretario general de la Asociación Uigur de Estados Unidos.

Estados Unidos envió cinco uigures a Albania en el 2006 y ese gobierno ha sufrido la presión de Pekín, de acuerdo con Seytoff.

Etiquetas