Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REINO UNIDO

El primer ministro británico refuerza el contingente en Afganistán con 500 soldados

La OTAN espera que los países aliados sigan el ejemplo del Reino Unido, que ya tiene 9.000 militares en el país

Gordon Brown se dirige a varios militares británicos en Afganistán, en una visita el pasado agosto
El primer ministro británico refuerza el contingente en Afganistán con 500 soldados
AFP

londres. El primer ministro británico, Gordon Brown, acordó ayer aumentar de 9.000 a 9.500 el número de militares de su país en Afganistán, aunque el refuerzo estará condicionado a que haya un despliegue equitativo entre los aliados.

 

En una declaración en la Cámara de los Comunes al término de la sesión semanal de preguntas al primer ministro, Brown dijo que la decisión de reforzar la presencia militar británica en Afganistán está basada en un "asesoramiento militar claro". Pero ante la preocupación que este despliegue despierta entre los políticos y los ciudadanos británicos, el jefe del Gobierno prometió que el refuerzo estará sujeto a tres condiciones.

 

Tendrá que haber un compromiso del nuevo Gobierno de Kabul de entrenar a los soldados afganos, que deberán contar con el equipo de protección adecuado, y los países de la coalición también tendrán que contribuir a este esfuerzo adicional.

 

"La combinación de unos niveles de fuerzas, el equipamiento y las tareas que estoy estableciendo siguen a un asesoramiento militar claro de los jefes del Estado Mayo y nuestros comandantes en el terreno", señaló el primer ministro. "Es sobre esta base -agregó- que he acordado en principio un nuevo nivel de fuerzas británicas de 9.500, que se harán efectivas una vez que se cumplan estas condiciones".

 

Admitió que se pregunta con frecuencia si el despliegue de las fuerzas británicas en el país asiático está justificado. "Y tengo que concluir que cuando la seguridad de nuestro país está en juego, no podemos y no nos iremos", enfatizó.

 

Este envío adicional apoyará la estrategia de entrenar a las fuerzas del orden y el Ejército de Afganistán y, por tanto, reducir el riesgo para la seguridad del personal británico, agregó. "Cuanto más asuman los afganos -dijo- la responsabilidad sobre su seguridad, menos serán necesarias a largo plazo las fuerzas de la coalición y más pronto podrán nuestras tropas volver a casa".

 

Según explicó en su declaración, Brown analizó esta estrategia con líderes internacionales y comandantes militares. Agregó que el Reino Unido apoya las ambiciones del general estadounidense Stanley McChrystal de construir un Ejército afgano de unos 134.000 uniformados para el año próximo.

 

Al explicar las razones del refuerzo militar británico, Brown señaló que las tres cuartas partes de los complós terroristas contra el Reino Unido tienen "raíces" en la frontera y las áreas montañosas entre Afganistán y Pakistán.

 

Puntualizó la necesidad de apoyar la democracia en estos dos países al tiempo que se combate a la red terrorista Al Qaeda. "Nuestro objetivo es claro y está enfocado: impedir que Al Qaeda pueda lanzar ataques en nuestras calles y amenace el legítimo Gobierno en Afganistán y Paquistán", agregó. Pero si nos limitamos solo a tener como objetivo Al Qaeda, sin construir la capacidad de Afganistán y Pakistán de hacer frente al terrorismo y el radicalismo violento, la seguridad ganada no durará", afirmó.

 

Al mismo tiempo, Brown informó de que el Reino Unido facilitará diez millones de libras (unos 11 millones de euros) adicionales en ayuda humanitaria a las áreas de Pakistán que han conseguido "liberarse" del control terrorista.

Más de 200 muertos

Un sondeo publicado ayer en el diario 'The Times' señala que el 36% de los británicos reclama la vuelta inmediata de sus tropas de Afganistán. El número de muertos británicos en ese conflicto supera ya los 220.

 

El portavoz de la OTAN, James Appathurai, recibió con satisfacción el anuncio británico de un aumento de tropas en Afganistán y mostró su confianza en que el resto de los aliados siga su ejemplo. "Afganistán es un trabajo de equipo, y no solo el Reino Unido, sino todos los aliados tendrán que ver cómo pueden contribuir más al entrenamiento y equipamiento de las fuerzas de seguridad afganas", dijo el portavoz en una rueda de prensa.

Etiquetas