Despliega el menú
Internacional

MÉXICO

El PRI resurge de sus cenizas

Cual Ave Fénix, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) resurgió de sus cenizas y lo hizo a lo grande. Según resultados aún preliminares de las elecciones legislativas, estatales y municipales de este domingo, casi gana la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados-que alcanzará con alianzas ya en marcha-, se quedó con cinco de las seis gobernaciones en juego y con la mayoría de los ayuntamientos. Su líder, Beatriz Paredes, anticipó la disposición al dialogo por el bien de México, pero esta contundente victoria complicará los tres años de gobierno que le restan al panista Felipe Calderón.

Mientras el gubernamental Partido Acción Nacional (PAN) mantenía un conclave encabezado por el mandatario, en el PRI festejaban el varapalo propinado a sus históricos adversarios al tiempo que acariciaban la idea de regresar en el 2012 a Los Pinos, la sede del gobierno que tuvieron que entregar después de 70 años ininterrumpidos de ocuparla.

Con el 98% de los sufragios escrutados, el PRI obtenía el 36,62 % de los votos (12.395.157) y se posicionaba como la primera minoría del Congreso. El gubernamental PAN pasaba a ser la segunda minoría con un 27,96 % (9.463.020), desbancando al izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) que con un 12,23 % (4.140.535) quedaba como tercera fuerza.

Pero la abstención fue superior al 55%. De hecho, solo votaron 33 de los 77 millones de electores registrados. Los analistas atribuyen la baja participación al desencanto de los ciudadanos en los políticos. Sin embargo, y a pesar de la gran campaña a favor del voto nulo, apenas un 5,39 % de las papeletas se anularon.

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM), con un 6,51% (2.204.746) se coloca en cuarto lugar. Este es uno de los grupos que negocia ya con Paredes sumar fuerzas para que el PRI domine plenamente San Lázaro, el palacio legislativo.

Juntos podrían sumar 275 de los 500 escaños que se renovaron, 300 por elección directa y 200 proporcionalmente. Sin embargo, Paredes no descarta más acuerdos con otros grupos políticos.

Cambio de mentalidad

Con la suerte ya definida, Calderón invitó a todos los mexicanos a impulsar "un cambio de mentalidad" y a dejar atrás la "la competencia". Al dirigirse a la nación, agregó, que "debemos centrar nuestro esfuerzo en buscar las coincidencias y alcanzar los acuerdos que reclama el país para recuperar cuanto antes el crecimiento económico, la generación de empleo y la seguridad pública".

Se dirigió especialmente a los nuevos cargos electos a quienes pidió "iniciar cuanto antes un proceso de colaboración y corresponsabilidad". Añadió que "si queremos transformar a México, si realmente queremos cambiar lo que está mal en el país y mejorar lo que está bien, necesitamos de ciudadanos responsables, que den seguimiento a los compromisos de las autoridades y exijan su cumplimiento".

Por su parte, Paredes, exultante, consideró que su partido había aprendido de errores pasados y que el presidente del PAN se equivocó al basar su estrategia en la difamación.

Reconoció que el objetivo de su partido es conjurar la crisis actual porque "el país es lo crucial, la gente necesita oportunidades de empleo". "Hay un mandato muy claro por encontrar soluciones a la crisis económica, la gente necesita oportunidades de empleo, la gente necesita encontrar modo de enfrentar la carestía", dijo.

Según la veterana política, el PRI es consciente de que "su visión institucional se pretende tomar como debilidad y para nada es eso, es la certeza de que México está por encima de corrientes, partidos, que es un todo que tenemos que cuidar". Pero como el movimiento se demuestra andando, a partir del 1 de septiembre -cuando se inicia la legislatura que tendrá de revisar y aprobar los presupuestos del 2010- se verá si solo son buenas palabras.

Etiquetas