Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

INDIA

El OIEA apoya un acuerdo atómico con India sin inspeccionar su arsenal nuclear

India dispone de un arsenal atómico que desarrolló gracias a investigaciones secretas y no ha suscrito el Tratado de No Proliferación (TNP) de armas nucleares, por lo que hasta la fecha muchas naciones se han negado a facilitarle tecnología atómica.

El OIEA dio el visto bueno a un controvertido acuerdo que contempla que Estados Unidos facilite combustible y tecnología atómica a India, a cambio de que el país asiático permita inspecciones en sus instalaciones nucleares civiles, pero que no hace referencia a su armamento atómico.

Pese a que los 35 miembros de la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) aprobaron por consenso los acuerdos de salvaguardas, que autorizan la inspección de 14 reactores atómicos indios, no fueron pocas las dudas planteadas por varios países.

India dispone de un arsenal atómico que desarrolló gracias a investigaciones secretas y no ha suscrito el Tratado de No Proliferación (TNP) de armas nucleares, por lo que hasta la fecha muchas naciones se han negado a facilitarle tecnología atómica.

Pese a ello, Estados Unidos decidió ya en 2006 promover un pacto que considera esencial para evitar el desarrollo de armamento atómico.

De hecho, el director general del OIEA, Mohamed El Baradei, dio hoy la bienvenida a un pacto que, dijo, "es bueno para India, para el mundo y para la no proliferación".

"El acuerdo acerca a India a nuestro objetivo final de un mundo libre de armas atómicas", declaró el diplomático egipcio tras la decisión de la Junta.

El acuerdo busca sobre todo evitar que material nuclear se desvíe desde el programa civil indio a actividades militares o, como expresó El Baradei, "caiga en las manos equivocadas".

Sin embargo, varias naciones mostraron sus reticencias a un acuerdo que supone reconocer "de facto" a India como una potencia nuclear.

Acuerdo "inestable"

La Unión Europea (UE) en su declaración oficial indicó que el pacto "fortalece el sistema de no proliferación". Sin embargo, fuentes diplomáticas occidentales en el OIEA aseguraron que Austria y Holanda mostraron sus reservas ante un acuerdo que consideran "inestable" y condicionado a la buena voluntad de India.

También Japón, Suiza y Pakistán, éste último enemigo tradicional de India, pidieron explicaciones adicionales sobre los fundamentos del acuerdo.

En ese sentido, El Baradei reconoció que algunos miembros de la Junta "tenían preguntas" que, aseguró, "se han respondido satisfactoriamente".

El Baradei destacó que, aunque el acuerdo no es "exhaustivo" como es el caso del TNP, "sí satisface las necesidades de India al tiempo que respeta los requerimientos legales del OIEA".

También incómodo con el documento se mostró Irán, que pese a no oponerse, sí denunció "el doble rasero político" de Estados Unidos y mostró su temor de que el acuerdo nuclear con India sea un precedente para "allanar el camino para que Israel continúe sus actividades armamentísticas clandestinas".

Desde que India realizó sus primeros test con armas atómicas hace 34 años, tanto Estados Unidos como otros estados habían mantenido un embargo de tecnología nuclear con el país asiático.

Su disposición ahora a ponerse bajo la lupa del OIEA ha sido un paso voluntario, auspiciado por la Casa Blanca, pero que deja fuera a las instalaciones consideradas "estratégicas", es decir, relacionadas con el programa militar.

Sin embargo, un diplomático europeo declaró que "si un país pide al OIEA que aplique salvaguardas, el organismo ha de hacerlo", aunque el aspecto militar quede excluido.

Necesidades energéticas

Por su parte, India recordó que sus necesidades energéticas son cada vez mayores. Amil Kakodka, jefe de la Agencia Atómica india destacó el acuerdo como "verdaderamente importante para India y para el mundo".

El aspecto de la contribución energética al desarrollo fue también destacado por El Baradei, que recordó que con 1.100 millones de habitantes, India es el quinto consumidor de electricidad del mundo.

Pese al gran avance dado este viernes, el acuerdo aún ha de pasar por el Grupo de Suministradores Nucleares, del que España es miembro.

En la decisión de este organismo, que controla la exportación de productos nucleares, puede pesar mucho la disposición del Gobierno indio a firmar con el OIEA el protocolo adicional que permitiría inspecciones más amplias y sin previo aviso a las centrales nucleares indias.

Más tarde, el Congreso de Estados Unidos podrá aprobar el concierto bilateral con India, que supondrá en la práctica la apertura para el gigante asiático de los mercados de suministro nuclear.

Etiquetas