Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

El mundo, pendiente de Túnez

El presidente de EEUU, Barack Obama, reclamó hoy a las autoridades tunecinas respeto a los derechos humanos y la celebración de elecciones libres "a corto plazo" que reflejen "la verdadera voluntad y aspiraciones" de ese pueblo.

La comunidad internacional sigue muy de cerca los acontecimientos y llama al diálogo y a la calma en Túnez, cuyo presidente, Zine el Abidine Ben Alí, abandonó hoy el país y donde los disturbios han causado decenas de muertos.

En un comunicado, Obama lanzó un llamamiento "a todas las partes implicadas" a mantener la calma y evitar la violencia y aseguró que condena y deplora "el uso de la violencia contra ciudadanos que expresan su opinión de manera pacífica en Túnez" , al tiempo que reclamaba "elecciones libres a corto plazo".

Francia, país del que Túnez se independizó en 1956, aseguró que "toma nota de la transición constitucional" anunciado por el primer ministro tunecino, Mohamed Ghanuchi, quien ha asumido la presidencia interina tras la salida de Ben Alí.

En un comunicado, el Palacio del Elíseo afirmó que "Francia desea el apaciguamiento y el fin de la violencia" y subrayó que "solo el diálogo puede aportar una solución democrática y duradera a la crisis actual".

En Alemania, la canciller, Angela Merkel, pidió a las autoridades tunecinas un proceder pacífico frente a los conflictos sociales y ofreció la ayuda de su gobierno para este fin.

El Gobierno de Berlín "sigue muy de cerca" la situación en ese país, que es "muy seria", añadió Merkel, quien garantizó la cooperación del Ministerio de Exteriores como "interlocutor" en todo aquello que pueda contribuir a pacificar la situación.Desde España

También España llamó a la calma e instó a las autoridades que han asumido provisionalmente el poder a que "promuevan la concertación nacional en estos momentos difíciles" y "convoquen elecciones generales cuanto antes y con plenas garantías".

Desde la ONU, su secretario general, Ban Ki-moon, instó a todas las partes a "hacer los máximo esfuerzos para establecer un diálogo y resolver los problemas de manera pacífica, para evitar más pérdidas de vidas humanas y violencia".

Ban, quien hizo estas declaraciones antes de saberse que Ben Alí había abandonado Túnez, dijo que "la situación política evoluciona a gran velocidad", pidió contención a las fuerzas de seguridad tunecinas en su respuesta a las protestas sociales y llamó a las autoridades a que se respete la libertad de expresión y reunión de los ciudadanos.

Antes de la salida del país de Ben Alí, la Unión Europea (UE) mostró su confianza en que la decisión anunciada ayer por el presidente de no presentarse a la reelección permitiera una "transición tranquila" en el país.

Mientras tanto, se suceden las recomendaciones de los gobiernos para que sus ciudadanos no viajen a Túnez.

Etiquetas