Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Cambio histórico en Egipto

El mundo celebra la salida de Mubarak

Ciudadanos de varios países de Europa y África han salido a las calles para mostrar su alegría por el cambio en Egipto.

Celebraciones en Madrid
Celebraciones en Madrid
EFE

El mundo celebró la salida del ya ex presidente de Egipto, Hosni Mubarak. En Londres, miles de personas se reunieron en la céntrica plaza de Trafalgar para congratularse por el triunfo de la revolución egipcia, en un acto organizado por la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI), que promovió eventos en varias ciudades europeas.

En Reino Unido, el acto tenía como objetivo presionar para conseguir la dimisión del Mubarak, pero se convirtió en una fiesta al aire libre. En Madrid, decenas de personas se concentraron hoy para advertir de que la caída del mandatario «solo es un primer paso» hacia la «realización de los Derechos Humanos».

«En Egipto, cientos de miles de personas han salido a la calle para decir basta a 30 años de represión», afirmó la organización en una declaración leída por la presidenta de Amnistía en Madrid, María Jesús Torrecilla. Actos similares se pudieron ver en Berlín –al lado de la Puerta de Brandeburgo- y en París.

Las demostraciones de alegría también se dieron en países vecinos de Egipto. En Beirut, celebraron la noticia abriendo botellas de champaña y abrazando banderas egipcias.Y en la franja de Gaza, miles de personas celebraron el acontecimiento con disparos al aire para expresar su alegría y con estruendo de bocinas.

Las felicitaciones oficiales:

Ban Ki-moon, secretario general de la ONU: «Con la salida de Mubarak se escuchó la voz del pueblo egipcio. La transición deber ser pacífica y ordenada, y debe conducir a elecciones libres y justas y al restablecimiento de la autoridad civil”.

David Cameron, primer ministro británico: «Egipto debe avanzar hacia un Ejecutivo democrático, esa es la única oportunidad que tienen para formar un gobierno que pueda unir a los ciudadanos».

Angela Merkel, canciller alemana: «La dimisión de Mubarak constituye un hecho histórico. Deseo los egipcios un futuro en paz y en libertad, sin torturas y sin detenciones arbitrarias».

Nicolas Sarkozy, presidente francés: «Las nuevas autoridades tendrán que organizar elecciones libres y transparente».

Trinidad Jiménez, ministra española de Asuntos Exteriores: «La renuncia de Mubarak facilitará una transición más rápida hacia la democracia».

Etiquetas