Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

El mundo se aferra a la idea de que es posible un futuro mejor con Obama

Líderes mundiales y millones de ciudadanos se aferraron a la idea de que es posible un futuro mejor con el ya presidente de EEUU, Barack Obama, el que más expectativas ha despertado en todos los rincones del planeta en los últimos tiempos.

En su discurso, Obama envió "claros mensajes de advertencia a quienes hacen el mal y también mensajes alentadores para quienes hacen el bien en el mundo", declaró el líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos (CCDHRN), Elizardo Sánchez.

Él y otros disidentes cubanos presenciaron en la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA) la trasmisión televisada de la investidura de Obama.

Miriam Leyva, fundadora de las "Damas de Blanco" (familiares de los 75 opositores encarcelados en 2003), subrayó que el Gobierno cubano "debe tomar muy seriamente" la disposición de Obama para "conversar e ir a un mejoramiento de las relaciones".

En contraste, el periódico Granma, portavoz del gobernante Partido Comunista, solo tiene en primera plana un pequeño aviso de que esta tarde habrá un programa de la televisión oficial sobre el relevo en EEUU y el otro diario habanero, Juventud Rebelde, ni siquiera menciona el tema en su portada.

Desde Nicaragua, el canciller Samuel Santos expresó su esperanza en que el Gobierno de Obama tenga una "actitud más justa y más equitativa" con las demás naciones del mundo, en especial con Cuba.

En la misma línea, el presidente venezolano, Hugo Chávez, desea que la llegada de Obama al poder "marque un cambio de verdad en las relaciones de Estados Unidos con los países del tercer mundo".

No obstante, Chávez advirtió también "Que nadie se haga aquí ilusiones, pues se trata del imperio norteamericano". "Confiamos en usted, desde el contexto de Latinoamérica, porque nos anima la intención de construir la digna relación con una nación pujante, con alta tradición democrática y liderazgo económico mundial", manifestó el mandatario paraguayo, Fernando Lugo, en una nota dirigida a nuevo jefe de la Casa Blanca.

Lugo mencionó, además, que "el pueblo de EEUU tiene la gracia de contar, desde ahora, con un presidente joven, humanista y prestigioso, con capacidad para dialogar apropiadamente con los grandes dilemas de este tiempo".

Debido a esos "dilemas" y a las "circunstancias difíciles como las que está pasando el mundo", el vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, deseó a Obama y al pueblo estadounidense "mucho éxito".

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, que aspira a que Obama tenga éxito en las negociaciones de paz para Oriente Medio, alabó la democracia en EEUU porque, a su juicio, es "la más grande" en el mundo "y ha probado una vez más ser un ejemplo para muchas naciones".

Además de mostrarse "orgulloso" del origen africano de Obama, cuyo padre era keniano, el ex gobernante sudafricano Nelson Mandela, Premio Nobel de la Paz, comentó que con "su nueva voz de esperanza" se podrán afrontar problemas como la desigualdad, la pobreza y la injusticia, "que parecían imposibles de resolver".

El canciller de Argentina, Jorge Taiana, confió en que la llegada de Obama a la Casa Blanca se "traduzca" en "más multilateralismo", "más economía real" y diálogo "franco y horizontal" con Latinoamérica.

Su colega panameño, Samuel Lewis, también cree que la relación entre EEUU y América Latina será muy positiva, debido a las señales que Obama ha enviado en esa dirección al reunirse con el presidente de México, Felipe Calderón, y anunciar el cierre de Guantánamo.

A su turno, el Gobierno de Bolivia afirmó que Obama supone una "auténtica esperanza" para todo el mundo y una fase distinta en la relación de EEUU con Latinoamérica, si bien instó a esperar para valorar a la administración entrante.

Para el jefe de Estado de Costa Rica, Óscar Arias, que anunció hoy que invitará a Obama a visitar su país en su primer viaje a Latinoamérica, lo prioritario es que el mandatario demócrata ponga fin al conflicto en Oriente Medio "por el bien de la humanidad".

Mientras, el reclamo unánime de los latinos que viven en EEUU es que el primer presidente negro en la historia de este país apruebe una reforma migratoria que legalice a los más de 12 millones de indocumentados y acabe con las redadas y las deportaciones.

En México, lo que celebraron dos artistas experimentales no fue la investidura de Obama, sino el fin del mandato de George W. Bush, con una "instalación" de zapatos frente a la embajada de ese país como símbolo de los que le lanzó recientemente un periodista iraquí al ya ex gobernante de EEUU.

Etiquetas