Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ISRAEL

El ministro israelí de Defensa y varios parlamentarios piden la renuncia de Olmert

Ehud Barak declaró: "No creo que el primer ministro pueda acometer a la vez sus funciones de gobierno y sus asuntos personales", en alusión a las graves sospechas que pesan sobre Olmert por un caso de corrupción. Este martes, un empresario reconoció haber entregado al primer ministro israelí hasta 150.000 dólares, en su mayor parte en sobres con dinero en efectivo.

A medida que transcurren las horas, nuevas voces piden al primer ministro israelí, Ehud Olmert, que deje su cargo a raíz de la declaración del empresario estadounidense Moris Talansky quien declaró que le había entregado alrededor de 150.000 dólares en los últimos 15 años para gastos personales y de su campaña electoral.

La tensión en el Gobierno se intensificó hoy después de que el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, convocó al mediodía a una rueda de prensa imprevista que se caracterizó por su brevedad y en la que pidió escuetamente a Olmert abandonar su cargo.

"Pienso que el primer ministro debe desconectarse del diario acontecer del Gobierno. Él puede hacerlo de muchas formas: suspensión, vacaciones, renuncia o declararse a él mismo como incapacitado", dijo Barak, apoyándose en la ley israelí que habilita al primer ministro a pedir una exención de 100 días para afrontar problemas personales.

Según Barak, quien también es líder del partido laborista, ante la actual investigación que afronta, Olmert "no está capacitado para afrontar los retos que tiene Israel por delante como son los procesos de paz con los palestinos, Siria y la milicia chií Hizbolá".

El jefe de la cartera de Defensa, se entrevistó con varios líderes de su partido y con el propio Olmert antes de la rueda de prensa que provocó reacciones inmediatas de otros líderes del Gobierno y parlamentarios.

"Olmert no puede continuar en su posición ante la situación actual. Si Kadima (partido al que pertenece Olmert) no crea un Gobierno alterno, presionaremos para que se fije una fecha exacta para nuevas elecciones", dijo hoy el parlamentario e integrante del partido laborista Ofir Pines.

A pesar de la tensión en el Gobierno, uno de los portavoces de Olmert Mark Regev, dijo a los periodistas que el primer ministro israelí "no tiene previsto dejar su cargo por ahora".

Obstinación

La obstinación de Olmert por permanecer en el poder es un asunto que no sorprende a los israelíes y prueba de esto fueron las reuniones que sostuvo hoy el primer ministro en su residencia en Jerusalén con el gobernador de Maryland, Estados Unidos, mientras en las calles la gente comentaba el incidente y la televisión y la radio analizaban las posibles consecuencias de la declaración de Barak.

Olmert ha salido bien librado de cuatro investigaciones anteriores por cargos de corrupción y fraude y se mantuvo en su cargo después de la segunda guerra del Líbano en la que se le acusó del fracaso del Ejército de Israel en la campaña militar, un hecho que en el pasado le costó el puesto a sus homólogos Golda Meyer y a Yizhak Rabin por una investigación sobre dineros ilegales.

Sin embargo, periodistas y analistas políticos afirmaron en las ediciones nocturnas de los noticieros de hoy, que la actual tormenta política no tiene retroceso ya que Barak y Olmert no podrán seguir coordinando juntos el tema de seguridad de Israel, uno de los ejes principales de la realidad del país.

La radio israelí citó esta noche las declaraciones de la ministra israelí de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, quien se limitó a decir hoy al final de la tarde en un acto público que "hay valores que deben ser comunes a todos nosotros y representan normas que no están escritas y líneas de comportamiento para cada uno, se trate de ricos o pobres".

A este testimonio se sumó el del ministro israelí de Infraestructuras, Benjamín Ben Eliezer quien dijo en Tel Aviv: "Podemos estar a unos cuantos meses de las elecciones".

Etiquetas