Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ZIMBABUE

El líder opositor regresa a Zimbabue para hacer campaña ante la segunda vuelta electoral

Tsvangirai había anunciado su regreso para el fin de semana pasado, pero lo postergó porque, según denunció su partido, el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), existía un plan para asesinarlo.

El líder de la oposición de Zimbabue, Morgan Tsvangirai, regresó al país procedente de Sudáfrica, donde vivía desde poco después de las elecciones generales de marzo pasado, para encabezar la campaña electoral de la segunda vuelta de los comicios presidenciales.

Tsvangirai había anunciado su regreso para el fin de semana pasado, pero lo postergó porque, según denunció su partido, el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), existía un plan para asesinarlo.

El gobierno del presidente zimbabuense, Robert Mugabe, ha rechazado tajantemente las aseveraciones del MDC tildándolas de "propaganda política".

A su arribo al aeropuerto internacional de Harare, Tsvangirai declinó hacer declaraciones a los medios de comunicación y, rodeado por sus guardaespaldas y miembros del partido, se retiró rápidamente de la terminal aeroportuaria en una caravana de tres automóviles.

Al partir de Johannesburgo, el líder opositor se había manifestado, sin embargo, "muy seguro y feliz" de regresar a su país, pese a la supuesta conjura para eliminarlo.

La segunda vuelta de las presidenciales se realizará el 27 de junio próximo y en ellas Tsvangirai se enfrentará a Mugabe, en el poder desde 1980 y líder del partido gobernante -la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (Zanu-PF, en inglés)- que quedó en segundo lugar en los comicios del 29 de marzo.

Tsvangirai faltaba de Zimbabue desde el 8 de abril, cuando emprendió una iniciativa diplomática por África y algunos países europeos para presionar a Mugabe a entregar el poder debido a que, según el MDC y su líder, el presidente zimbabuense había perdido las elecciones.

No obstante, la Comisión Electoral de Zimbabue (ZEC) anunció el 2 de mayo que Tsvangirai había obtenido sólo el 47,9 por ciento de los votos contra 43,2 por ciento de Mugabe y era necesaria una segunda ronda de votación debido a que ningún candidato superaba el 50 por ciento de los votos necesarios para una mayoría directa, tal como estipulan las leyes electorales zimbabuenses.

Pese al anuncio de la ZEC, el MDC insiste en que Tsvangirai ganó la primera vuelta con un 50,3 por ciento de los votos, afirma que la verificación del escrutinio fue un "atraco a mano armada" y ha prometido que "arrasará" en la segunda ronda.

Organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos, así como Estados Unidos, el Reino Unido -la antigua metrópoli colonial- y otros países europeos han denunciado la campaña de violencia e intimidación desatada por la ZANU-PF contra los seguidores de Tsvangirai y ponen en duda que la segunda vuelta pueda ser libre y justa.

Etiquetas