Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

El Ejército egipcio deroga la Constitución

Las Fuerzas Armadas disuelven las dos cámaras del Parlamento, y gran parte de los manifestantes desalojan la plaza de Tahrir.El Consejo de Ministros nombrado hace un mes por Mubarak se mantiene y anuncia que lo prioritario es restablecer la normalidad.

Una mujer egipcia coge a su hijo de manos de un soldado, ayer en la plaza de Tahrir.
El Ejército egipcio deroga la Constitución
PEDRO UGARTE/AFP

Las Fuerzas Armadas egipcias disolvieron ayer las dos cámaras del Parlamento, derogaron la Constitución y anunciaron la celebración de elecciones en seis meses. Mientras tanto, gran parte de los manifestantes egipcios desalojaron la plaza de Tahrir, en la que acampaban desde hace dos semanas.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, a quien el ex presidente Hosni Mubarak dejó el poder tras dimitir el viernes pasado, señaló que se constituirá un nuevo consejo para reformar la Constitución, aunque no ofreció detalles sobre quién lo nombrará. La Carta Magna vigente hasta ahora databa de 1971 y fue reformada en cuatro ocasiones, la última en 2007. Las Fuerzas Armadas señalaron que seguirán supervisando el Gobierno en el país hasta la celebración de nuevos comicios.

Sin citar la ley de emergencia

Sin embargo, no hicieron menciones a la abolición de la controvertida ley de emergencia en vigor durante casi 30 años, cuyo levantamiento es una de las principales exigencias de los manifestantes. Los Hermanos Musulmanes pidieron anoche de nuevo a la junta militar que aplique las medidas urgentes que fueron pedidas durante la revuelta popular, incluyendo una amnistía y el final de la ley de emergencia.

En su primer rueda de prensa tras la dimisión de Mubarak, el primer ministro egipcio, Ahmed Shafik, apuntó que el mantenimiento de la seguridad es la tarea más importante a realizar en el país y señaló que no tiene prisa en ocupar los puestos ministeriales vacantes.

«No queremos dar a esta cuestión más importancia de la que merece, y no nombraremos a más ministros a menos que no haya una confianza plena en su nominación», dijo Shafik. Su Gobierno quiere restablecer la normalidad en todos los aspectos de la vida cotidiana, «desde en una taza de té hasta en el tratamiento médico», señaló.

Solo después de lograrlo, el Gobierno, que se reunió ayer por primera vez tras la marcha de Mubarak, se dedicará a otros objetivos de medio y largo plazo.

Además, Shafik señaló que otra prioridad será bajar los precios de los alimentos, ya que millones de egipcios dependen de subsidios del Gobierno para sobrevivir. Las Fuerzas Armadas dejaron en funciones al Ejecutivo nombrado el mes pasado, excepto al ministro de Información, Anas al Fiki, que está bajo arresto domiciliario.

Los comentarios de Shafik llegaron mientras unas 2.000 personas continuaban manifestándose en la plaza de Tahrir de El Cairo pidiendo la destitución del gabinete por acusaciones de corrupción y falta de responsabilidad.

Sin embargo, la mayor parte de los manifestantes desalojaron la plaza, donde tan solo quedaban dos tiendas de campañas por desmantelar y ayer se restableción el tráfico rodado. Según relataron testigos, cuando policías y soldados desarmados trataban de echar a la gente de la plaza para facilitar el tránsito de los vehículos, se produjeron disputas verbales y empujones. «Todavía no se han cumplido todas las exigencias, pero sí la más importante», explicó uno de los manifestantes, Mussab Sharur. «Ahora el pueblo conoce el juego. Puede movilizarse en cualquier momento», agregó. La oposición quiere reunirse de nuevo en la plaza el próximo viernes para festejar la caída de Mubarak, quien según el primer ministro permanece en Sharm el Sheij.

Las imágenes del ex presidente comenzaron a retirarse oficialmente de las oficinas del gobierno y de las calles de El Cairo. Grandes imágenes del depuesto dirigente fueron retiradas también de la Academia Militar en el barrio del gobierno caitora, Heliópolis.

Por otro lado, cientos de policías protestaron en El Cairo, en demanda de mejores salarios y para desmentir al mismo tiempo las acusaciones de que ese colectivo tortura a la población.

También se manifestaron ayer los trabajadores de los bancos estatales, que protestaron contra la supuesta corrupción y abusos de los directivos de las instituciones. El Banco Central Egipto ordenó a los bancos de todo el país permanecer cerrados mientras continúe la huelga de los empleados.

La decisión fue anunciada horas después de que el primer ministro calificara de sólida ña situación económica en el país, aunque calculó que las protestas han causado más de 6.200 millones de euros de pérdidas.

Los bancos seguirán cerrados mañana porque es fiesta nacional. La Bolsa abrirá el miércoles. Los mercados han permanecido cerrados desde el 30 de enero, después de que el índice EGX 30 cayera un 17%. En solo dos días, unos 12 billones de dólares fueron retirados del mercado de divisas.

Robo en el Museo Egipcio

Por otro lado, ocho piezas del Museo Egipcio de la colección del ancestral rey Tutankamon fueron robadas durante los recientes disturbios que culminaron con la renuncia del presidente Hosni Mubarak, informó ayer el Ministerio de Antigüedades. Dos estatuas doradas de madera de Tutankamon están entre los objetos sustraídos. Faltan a su vez una estatua de caliza de su padre Akenatón sosteniendo una tabla de ofrendas, una estatua de Nefertiti también realizando ofrendas y un busto de arenisca de la princesa Amarna.

Etiquetas