Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

El G-20 comienza a implantar el nuevo orden mundial pactado en Pittsburgh

El gran logro de la cumbre es que los países pequeños cuenten como los grandes

Los líderes del G-20 tienen desde ayer ante sí el enorme reto de comenzar a implantar el nuevo orden mundial que acordaron en la cumbre de Pittsburgh, pero con la dificultad de no contar con detalles precisos ni capacidad de presión de unos sobre los otros.

 

El G-20 es un grupo amplio que reúne a los países más industrializados del Planeta y varios emergentes, como China, Brasil o la India, con intereses dispares, y que toma las decisiones por consenso, no por mayoría. Para muchos analistas, Pittsburgh ha sido un logro claro porque se ha aprobado un programa de medidas amplias, que abarcan desde las remuneraciones de la banca hasta los subsidios para los combustibles fósiles o el sistema de voto en el Fondo Monetario Internacional.

Hay medidas imaginativas, como el estudio de una tasa sobre las transacciones financieras, similar a la 'tasa Tobin', que en 1971 propuso el Nobel de Economía James Tobin para gravar el flujo de capitales en el mundo, pero en este caso destinada a financiar el rescate público de los bancos. Esta es una de las medidas que mejor acogida ha tenido por las oenegés, como Oxfam, que confía en que los recursos logrados servirán además para ayudar a los más pobres y los que más han sufrido el impacto de la crisis, según dijo uno de sus representantes, Max Lawson.

Pero uno de los grandes logros de la cumbre es el avance hacia esta nueva arquitectura de diplomacia suave calificada como "nuevo orden mundial", donde los grandes cuentan tanto como los pequeños, donde ya no se busca formar bloques de presión sino alianzas globales, y donde existe un respeto hacia los distintos sistemas políticos y de mercado.

 

Según dijo el viernes la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, esta cumbre revela que el "nuevo orden mundial" no es un proyecto, sino que ya se está conformando, a tenor de la influencia creciente de los países emergentes. "Después de la II Guerra Mundial los países en vías de desarrollo eran considerados simplemente como proveedores de materia primas o productos con escaso valor agregado.

 

Pero esto comenzó a cambiar con la aparición de nuevos actores que no solo agregan un alto valor añadido a sus productos, sino también una mano de obra masiva", dijo.

 

Pero para los más críticos, los acuerdos del G-20 parten con grandes debilidades. El principal problema es que las medidas aprobadas en la cumbre son propuestas a realizar en un plazo determinado, sin muchos detalles de cómo llevarlas a cabo.

 

Uno de los más significativos es el compromiso para que los países ricos cedan el 5% de su capacidad de voto a los países emergentes que están infrarrepresentados en el FMI, una propuesta ambiciosa que abrirá un duro proceso de negociación en los próximos meses.

Etiquetas