Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

GEORGIA

El Cáucaso, un polvorín

El enfrentamiento entre fuerzas de Georgia y de la región separatista de Osetia del Sur amenazan con encender el sur del Cáucaso, involucrando incluso a Rusia. Oficialmente, Osetia del Sur forma parte de Georgia, pero la mayoría de sus 82 mil habitantes son de origen ruso. En 1990, los diputados locales declararon su independencia, aunque no fue reconocida por ninguna nación, ni por Georgia que consideró la decisión como anticonstitucional.

 

Los separatistas osetios, sin embargo, no se dieron por vencidos y los conflictos armados entre ambas partes se extendieron durante dos años. Las hostilidades cesaron tras la firma en Dagomis -un balneario en la costa rusa del mar Negro- de un acuerdo entre Rusia y Georgia en julio de 1992, pero las tensiones continuaron e incluso hizo falta desplegar cascos azules en la zona. El gobierno de Tiflis, la capital de Georgia, los habitantes de Osetia del Sur convocaron un referéndum de independencia el 12 de noviembre de 2006. El 99% de la población local votó a favor de la independencia para unirse con Osetia del Norte, república autónoma que integra la Federación Rusa.

 

El conflicto

 

La capital de Osetia del Sur es Tsjinvali, que fue rodeada por fuerzas georgianas el jueves en la noche. Georgia defiende que entre el 30 y el 40 % de la población es de origen georgiano y el presidente, Mijaíl Saakashvili, anunció que la operación fue para "liberar" a la población y "restaurar el orden constitucional". Es una región de unos 3.900 kilómetros cuadrados, a tan sólo 100 Km. de distancia de la capital georgiana, con fuertes intereses energéticos.

 

Osetia del Norte, por ejemplo es una de las zonas más prósperas dentro de la región del Cáucaso. Otro punto delicado es el deseo de Georgia de unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, una decisión que es vista con profunda suspicacia por Moscú, que no desea tener un integrante de esa organización en sus fronteras.

 

Tras estos últimos enfrentamientos, Moscú advirtió que no se va a quedar con los brazos cruzados y defenderá a los "ciudadanos rusos" que viven en Osetia del Sur. Se teme que este conflicto encienda nuevamente la llama del polvorín de muchos conflictos en la región del Cáucaso que no han sido resueltos

 

Abjasia, otra fuente de conflicto

 

Otra región que está también en el mismo dilema es Abjasia, una región que se hizo famosa porque era el centro de vacaciones de grandes líderes rusos en la época de la Unión Soviética, entre ellos Josip Stalin. El conflicto entre abjasios y georgianos es también legendario y al igual que en Osetia, hubo sangrientos enfrentamientos desde 1989. Cuando cae la Unión Soviética en 1991, sin embargo, Abjasia se integró en Georgia.

 

Los abjasios autoproclamaron su independencia en el verano de 1992 y Tiflis respondió con una invasión, que se convirtió en una cruenta guerra donde ambas partes fueron acusadas de limpieza étnica y destrucción innecesaria de propiedades. Se alcanzó una paz difícil, pero Georgia nunca perdonó que los rusos hubieran apoyado a los separatistas. La presencia de cascos azules rusos, tampoco ha sido bien aceptada por Tiflis que asegura que Rusia se está anexando poco a poco Abjasia.

Etiquetas