Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ALEMANIA

El Bundestag refrenda a Merkel

La canciller recibió numerosas felicitaciones en el Parlamento
El Bundestag refrenda a Merkel
AFP

En el marco de una ceremonia solemne pero rutinaria, el pleno del Parlamento federal alemán se dio cita este miércoles en Berlín para refrendar a Angela Merkel como canciller. La fiesta cívica quedó marcada, sin embargo, por un raro acto de rebeldía de nueve diputados de la nueva coalición, que, amparados por el secreto de la votación, se opusieron a su nombramiento.

La jornada se inició poco después de las 10.00, cuando el presidente del Bundestag, Norbert Lammert, invitó a los diputados a de_positar sus votos en dos urnas transparentes. Casi una hora después, Lammert dio a conocer el resultado. De un total de 612 parlamentarios presentes -diez no acudieron al Reichstag-, 323 diputados democristianos y liberales votaron a favor de Merkel, 285 lo hicieron en contra, entre ellos los nueve rebeldes, y cuatro se abstuvieron. Sólo hubo ovación desde el bando de la nueva coalición.

«Señor presidente, Acepto el resultado de la votación y agradezco vuestra confianza», dijo Merkel al cumplir con el protocolo. Después de recibir varios ramos de flores y las felicitaciones personales de sus seguidores y de los líderes de la oposición, la canciller se dirigió al Palacio Bellevue, sede de la presidencia para recibir, en otro acto simbólico y rutinario, el acta oficial de su nombramiento de manos de Horts Köhler.

Juramento

Después de coger las credenciales, Merkel regresó al Reich_stag para prestar juramento. «Juro dedicar mis esfuerzos al bien del pueblo alemán, trabajar en su provecho, apartar de él los peligros, defender la Constitución y las leyes, cumplir cabalmente con mis obligaciones y ser justa con todos», dijo al leer en voz alta el pasaje obligatorio que exige la Constitución. «Con la ayuda de Dios», añadió con convicción.

A partir de ese momento, la oposición tomó la iniciativa para criticar a la flamante nueva canciller, quien poco después de concluida la ceremonia de juramento de su Gabinete, viajó a París para cenar con el mandatario galo, Nicolas Sarkozy.

El grupo parlamentario de los Verdes había exigido a Merkel una declaración de gobierno, pero la petición fue rechazada a causa de una apretada agenda de viajes, que llevará a la democristiana la próxima semana a Washington, donde tendrá el honor de ocupar la tribuna del Congreso.

«Es un desprecio al Parlamento y una clara expresión de arrogancia», dijo el diputado verde, Jürgen Trittin, mientras que el jefe del grupo parlamentario socialdemócrata, Frank-Water Steinmeier, expresó su «asombro» y su «indignación» por el hecho de que la canciller hubiera elegido la tribuna del Congreso norteamericano para pronunciar su primer gran discurso político.

Etiquetas