Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

TERRORISMO

Las explosiones en Suecia fueron atentados

El país escandinavo, conmocionado con la noticia de que las explosiones del sábado fueron actos terroristas. En el ataque murió una persona, presunto suicida, y hubo dos heridos.

Policías forenses examinan los restos del supuesto suicida que el sábado hizo estallar una bolsa que contenía bombas.
Las explosiones en Suecia fueron atentados
FREDRIK PERSSON/EFE

Suecia se despertó ayer conmocionada por el atentado terrorista que sacudió el sábado el centro de Estocolmo con las explosiones de un coche y de un supuesto suicida, que falleció en una acción que podía haber provocado una masacre.

El terrorista no podría haber elegido un momento y un lugar peores. Todo apunta a que quería arrastrar a la muerte a tantas personas como fuera posible en el momento álgido de las compras navideñas en Drottninggatan, la calle comercial más popular de Estocolmo. Que solo muriera el atacante y que hiriera de levedad a dos transeúntes (que ayer continuaban hospitalizados) no deja de ser un alivio para un país que se encuentra absolutamente consternado y que hasta ahora no conocía el terror de las bombas.

El ataque, sin embargo, se produjo en un momento extremadamente sensible para los escandinavos. Precisamente en esta época del año la tradicional festividad de Santa Lucía el 13 de diciembre marca la llegada de un periodo de paz en todo el país. Con una fiesta de luces se rinde también tributo a los galardonados con Premios Nobel, que durante toda una semana se convierten en el distintivo de la ciudad.

En la tarde del sábado, pocas horas antes de que tuvieran lugar las terribles explosiones, los laureados de este año se reunían con el rey Carlos Gustavo, la reina Silvia y la cúpula del gobierno sueco en un festivo banquete celebrado en el palacio de Estocolmo.

"Parece ciencia-ficción, nunca pensé que algo así podría pasar en elcentro de Estocolmo, ni siquiera en toda Suecia", dijo el fiscal Thomas Lindstrand.

Dudas sobre Al Qaeda

Apenas a unos kilómetros de allí, la policía de investigaciones criminales y la de asuntos de seguridad Säpo examinaban el cadáver del atacante suicida y el coche calcinado para esclarecer lo antes posible lo ocurrido. ¿Se trató de una obra de un terrorista que actuaba por cuenta propia o tal vez fue una acción bien preparada de la red terrorista Al Qaeda?

Expertos señalan que la amenaza enviada por email antes de la explosión indica que el ataque no estaría relacionado con la red terrorista de Al Qaeda, pues los terroristas a la orden de Osama bin Laden, siempre han asumido la autoría de los hechos después de los ataque a través de sus "mensajes de mártires".

La Policía ha admitido que trabaja con la hipótesis de que existe una conexión entre la explosión del coche y el suicida, mientras varios medios suecos que citan a fuentes anónimas de la investigación apuntan a que el dueño del vehículo y el suicida son la misma persona.

Agentes policiales registraron ayer la vivienda del dueño del coche en Tranas, en la provincia de Joenkoeping, al sur del país. El vehículo, con varias bombonas de gasolina en su interior, estalló poco antes de las 17.00 en el cruce de las calle Drottning y Olof Palme, hiriendo de levedad a dos personas.

Diez minutos después, cerca de allí, entre las calles Drottning y Bryggar, se produjo la segunda explosión, como consecuencia de la cual murió un individuo, quien supuestamente se inmoló.

El hombre, que según testigos presenciales gritó algo en árabe antes de matarse, llevaba consigo una mochila llena de tornillos y seis "bombas de tubo", pero solo una de ellas explosionó, según el tabloide 'Aftonbladet'.

Esa circunstancia es la que hace pensar a la Policía que una de las bombas explosionó antes de tiempo y que el objetivo real era dirigirse a una zona concurrida y hacer estallar todos los artefactos para matar al mayor número de personas posibles.

Distintas voces de la comunidad musulmana, como la Federación Islámica Sueca o el imán de la principal mezquita de Estocolmo, condenaron sin paliativos el atentado.

Etiquetas