Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

PUBLICACIÓN EN INTERNET

EE. UU. advierte de nuevas filtraciones en Wikileaks

Reino Unido, Australia, Israel, Noruega, Dinamarca y Canadá han sido avisados de las filtraciones, las cuales se cree que podría dañar su relación.

Julian Assange, fundador de Wikileaks.
'Wikileaks' insta a EE. UU. a estudiar las torturas denunciadas en su web
EFE

EE. UU. ha advertido a Reino Unido, Australia, Israel, Noruega, Dinamarca y Canadá que estén preparados para la próxima publicación en Wikileaks de nuevos documentos clasificados que incluirían revelaciones de diplomáticos estadounidenses sobre casos de corrupción en gobiernos extranjeros.

El propio portal de internet fundado por Julian Assange ha indicado en su cuenta de Twitter que "ahora vemos que cada dictador de pacotilla en el mundo es informado antes de la publicación" de los documentos.

El miércoles, el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, adelantó que las legaciones estadounidenses han comenzado a informar a gobiernos del posible contenido de los documentos que Wikileaks anunció a principios de semana tiene intención de sacar a la luz.

Se cree que las revelaciones son lo suficientemente graves como para dañar las relaciones de EE. UU. con sus aliados, causar sonrojo en algunos gobiernos y provocar la expulsión de miembros del servicio exterior norteamericano en distintos países.

Wikileaks ya reveló en octubre 391.000 documentos sobre la guerra en Iraq que recogieron varias denuncias de torturas y abusos que EE. UU. nunca investigó, muerte de civiles de las que no se informó y la ayuda iraní a milicias iraquíes.

En esta ocasión, Wikileaks estaría preparando la divulgación de hasta 3 millones de documentos secretos.

Según distintos medios de comunicación internacionales, los documentos incluirían cientos de miles de cables diplomáticos de embajadas estadounidenses con acusaciones de corrupción contra gobiernos y líderes extranjeros y caracterizaciones poco halagüeños políticos alrededor del mundo, incluidos países como Rusia, Afganistán y otras naciones centro-asiáticas.

Según el 'Washington Post', los documentos podrían demostrar que algunos socios de EE. UU. toman en ocasiones medidas que contradicen sus políticas oficiales.

El diario 'Al-Hayat', con sede en Londres, ha indicado los documentos revelan que Turquía habría ayudado a Al Qaeda en Iraq y que EE. UU. habría hecho lo mismo con el grupo armado kurdo el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El PKK figura en la lista negra del Departamento de Estado de organizaciones terroristas extranjeras.

Según el diario israelí Haaretz, la embajada de EE. UU. en Tel Aviv ha informado al Gobierno israelí de que algunos cables podrían versar sobre la relación entre ambos países,

También la embajadora de EE. UU. en Dinamarca, Laurie Fulton, ha informado a Copenhague, según la prensa danesa, y su colega en Londres, Louis B. Susman, habría hecho lo propio con Downing Street, de acuerdo con 'The Telegraph'.

Su homólogo en Canadá, David Jacobson, por su parte contactó al ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Lawrence Cannon, para advertirle sobre el riesgo que puede suponer la filtración, según la televisión pública canadiense, CBC, que incluso señala que las revelaciones podrían publicarse hoy por la tarde o el sábado.

La legación estadounidense en Noruega también ha sido advertida, de acuerdo con la televisión pública noruega NRK, y la secretaria de Estado de EE. UU., Hillary Clinton, habría contactado a su homólogo australiano, Kevin Rudd, según el Sidney Morning Herald.

El 'New York Times', que ha formado parte del reducido número de publicaciones a las que Wikileaks ha entregado previamente material filtrado, habría informado el lunes a la Casa Blanca, según la página web de Assange.

WikiLeaks ha dicho en Twitter que ha sufrido una "intensa presión durante meses" por la próxima publicación de documentos secretos y ha afirmado que el Pentágono está "hiperventilando de nuevo ante el temor de que tenga que rendir cuentas".

Etiquetas