Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

GRANDES FILTRACIONES

EE. UU. admite el ''importante daño'' de Wikileaks

Hillary Clinton subraya que las filtraciones no interferirán en el trabajo diplomático de su país con sus socios en el mundo.La Casa Blanca ve ¿absurdas¿ las peticiones para que la secretaria de Estado dimita.

Hillary Clinton junto a Berlusconi.
EE. UU. admite el ¿importante daño¿ causado a la diplomacia por Wikileaks
LIVIO ANTICOLI/AFP

El secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para Asuntos Políticos, William Burns, admitió ayer que la filtración de 250.000 documentos por parte de Wikileaks ha provocado un “importante daño” a la diplomacia estadounidense.

Durante una comparecencia en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Burns señaló que la “lamentable” publicación de informes “ha hecho un importante daño a la habilidad (de Estados Unidos) para desarrollar esfuerzos diplomáticos”. Burns subrayó que la “confidencialidad de las conversaciones” es clave no solo para los diplomáticos, sino también para otras profesiones, según señalaron los medios locales.

Asimismo, dijo que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, está trabajando “día y noche” conversando con los líderes de otros países para manifestarles su malestar por la difusión de cables. “Hemos adoptado, además, estrictas medidas para asegurar que la información del Departamento de Estado no termine en manos de personas que no necesitan conocerla”, añadió.

Precisamente, el Departamento de Estado estadounidense desconectó una red militar informática de su base de datos de cables diplomáticos después de que Wikileaks obtuviera más de 250.000 mensajes de ese tipo, según informó el martes un funcionario de alto rango. Este, quien habló en condición de anonimato, dijo que la red Secret Internet Protocol Router Network de la fuerza armada estadounidense habría sido la fuente en última instancia de los cables obtenidos por el sitio web de filtración de datos confidenciales.

Crear equipos de inspectores

Además, la Casa Blanca ha creado una comisión especial que deberá determinar las medidas que son necesarias para impedir filtraciones de documentos y, entre las primeras iniciativas, figura la creación de equipos de inspectores que ayudarían a cada una de las agencias del Gobierno a reforzar su seguridad.

Un documento de cuatro páginas distribuido por la presidencia anuncia la creación del Comité de Política entre Agencias para Wikileaks. Este panel pretende, mediante la coordinación entre instituciones, controlar los daños por la divulgación de los 250.000 documentos relativos a la política exterior de Washington e impedir que vuelvan a ocurrir filtraciones similares.

La Ejecutiva de Contrainteligencia Nacional, parte importante de la dirección nacional de los servicios de Inteligencia, asumirá un papel destacado en la adopción de las iniciativas.

La Casa Blanca ha revelado, como algunas de las medidas a corto plazo, la creación de equipos de inspectores liderados por oficiales de la Ejecutiva que buscarán fallos técnicos en los sistemas para determinar posibles puntos de fuga de información clasificada.

Por su parte, Hillary Clinton dijo ayer en Astaná que las filtraciones de Wikileaks no interferirán en la diplomacia de su país con sus socios en el mundo. En rueda de prensa en la capital kazaja durante la cumbre de la OSCE, Clinton señaló: “Hablamos de la cuestión de las filtraciones para asegurar a nuestros socios que no interferirán en la diplomacia internacional para continuar el trabajo que está en marcha”.

Orgullosa de sus diplomáticos

“No he escuchado temores de que algún país no vaya a continuar trabajando con nosotros en el futuro”, agregó, tras precisar lo muy orgullosa que está del trabajo de sus diplomáticos.

“Tuve la oportunidad de reunirme con muchos líderes en Astaná y hablamos de temas muy importantes y el trabajo que hacemos juntos para solucionar problemas globales”, apuntó Clinton, que llegó el martes a la capital kazaja para asistir a la cumbre de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

“Hillary Clinton parece cada vez más como la cabeza que va a rodar”, observó con serenidad Julian Assange, cuando le preguntó el editor de la revista ‘Times’. La entrevista al fundador de Wikileaks la hizo el lunes vía Skype desde algún lugar sin identificar, que muchos presumen Londres Mientras, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, salió ayer en defensa de Hillary Clinton y calificó de “absurdas” y “ridículas” las peticiones para que esta dimita.

Etiquetas