Despliega el menú
Internacional

EMIRATOS ÁRABES

Dubai intenta salir de la crisis e inaugura el edificio más alto del mundo

Dubai intenta salir de la crisis e inaugura el edificio más alto del mundo
Dubai intenta salir de la crisis e inaugura el edificio más alto del mundo
EFE

Sus lustrosos destellos, su brillo y ostentación se han visto empañados por la revelación de una verdadera crisis deficitaria el pasado mes de noviembre, pero Dubai se dispone a inaugurar mañana el que posiblemente sea el último gran monumento del emirato en muchos años: el rascacielos Burj Dubai, con un total de 160 plantas. Con su prodigiosa altura, se eleva entre el desierto y el mar, como un icono visible a 95 km de distancia.

Superará al Taipei 101 como la estructura habitable más alta del mundo que bate el récord anterior por unos 300 metros adicionales. Fue diseñada por Adrian Smith, de Chicago, ciudad que alberga la torre Willis (antes Sears), que en su momento fue el edificio más alto del mundo. La última extravagancia procedente de la región del Golfo, que rompe todos los récords anteriores, puede constituir el fin de una era que comenzó en 1994 cuando se inició la construcción del Burj al Arab. Con ese edificio, que se inauguró en 2000, Dubai colocó en el mapa mundial lo que hoy es el segundo hotel más grande del globo.

Las fiestas y la vida de lujo se dipararon mientras el crecimiento económico mezclado con el placer privado y los valores islámicos tradicionales trataban de convivir codo con codo con una creciente decadencia, en parte importada por los residentes extranjeros. Pero cuando golpeó la crisis financiera, los extranjeros huyeron de la ciudad-Estado y los precios de las propiedades se desplomaron. Los edificios se convirtieron en viviendas fantasma, transformando los que fueron símbolos de gloria en símbolos de los errores de una avaricia desenfrenada.

El Burj Dubai podría empeorar los males del emirato añadiendo más propiedad a un mercado saturado. El complejo alberga más de 1.000 viviendas, 160 lujosas habitaciones de hotel y 37 plantas de oficinas equipadas con suites.

Los analistas anuncian una pronunciada caída de los precios de la propiedad en Dubai que podría prolongarse otros cuatro o seis cuatrimestres antes de tocar fondo. Con la crisis planeando sobre Dubai, no parece probable que vaya a haber grandes proyectos del Estado en los próximos 30 meses.

Los aficionados a los récords, entusiastas de la arquitectura y personas a las que les fascinan las extravagancias esperarán a mañana para ver cómo abre sus puertas el Burj Dubai y para saber cuál es la altura exacta del edificio más alto del mundo. Se alzará, al menos, a 800 metros del suelo.

El ascensor será uno de los que más distancia recorra, la azotea exterior será la mayor del mundo y la planta con mayor capacidad de ocupación batirá un nuevo récord. Para añadir algo de emoción y alimentar la incógnita entre los promotores inmobiliarios, los directores del proyecto mantienen en secreto la altura exacta.

Para el arquitecto Bill Bajer, socio de la sociedad Skidmor, Owing and Merrill, constructora del edificio que tiene su sede en Chicago, Burj Dubai se convertirá en un nuevo referente. "Hemos aprendido mucho con su edificación y ahora podríamos construir con facilidad (una torre de) un kilómetro", declaró.

Teniendo en cuenta lo efímeros que son los récords, el Burj ("torre" en árabe) aspira a mantener el título tanto tiempo como sea posible, y postergar otros planes -existan ya o no- dirigidos a batir al Estado del Golfo, a pesar de que algunos critican la mayor estructura del mundo jamás construida.

"La torre Dubai es un gran paso hacia delante en ingeniería y arquitectura, pero contradice la idea de desarrollo sostenible", dijo Chang Kee-wen, director del Graduate Institute of Architecture de la Universidad Nacional taiwanesa Chiao Tung. El edificio Taipei 101 está llevando a cabo renovaciones para ser reconocido como el mayor edificio ecológico del mundo.

Proyecto faraónico

El Burj Dubai podría ser, según algunos observadores, el último de los faraónicos proyectos por los que Dubai ha adquirido una fama mundial, incluida una isla artificial en forma de palmera realizada por el gigante de la construcción Nakheel, en el centro de las dificultades financieras del emirato. Nakheel es una filial del conglomerado Dubai World que pidió una moratoria sobre una deuda de varios miles de millones de dólares.

Según los expertos, Burj Dubai mantendrá su récord de rascacielos más alto del mundo al menos durante una década, dado que los otros proyectos probablemente se verán aplazados por la crisis económica mundial. En cualquier caso, el futuro de Dubai así como el de todos los Emiratos Árabes Unidos en su conjunto todavía continúa siendo turbio pese a que los jeques intentan impulsar la recuperación.

Etiquetas