Despliega el menú
Internacional

BÉLGICA

Dimite el responsable de investigar a la Iglesia belga

El presidente de la comisión especial que debe aclarar los casos de presuntos abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia católica belga, Peter Adriaenssens, presentó de manera inesperada su dimisión, informaron medios belgas.

Peter Adriaenssens durante una rueda de prensa.
Dimite responsable de investigar abusos en Iglesia católica belga
JULIEN WARNAND. EFE

"Estoy decepcionado con lo que está pasando. No existe la suficente claridad en los métodos" investigadores, aseguró. La semana pasada, la policía belga profanó varias tumbas en la catedral de Malinas, en busca de posibles pruebas de delitos.

De acuerdo con informaciones de los periódicos belgas flamencos "De Standaard", "Het Laatste Nieuws" y "Gazet van Antwerpen", Adriaenssens presentó su dimisión al sentirse desautorizado en sus funciones.

"Las autoridades judiciales y la policía belgas no confían en nosotros. Por eso no puedo seguir ni un momento más al frente de esta comisión, donde me siento totalmente desautorizado. Los métodos empleados por las autoridades, además de inauditos, resultan ofensivos para la jerarquía de la Iglesia", aseguró Adriaenssens, en declaraciones que hoy recoge la agencia de prensa local Belga.

Por otro lado, la jerarquía de la Iglesia católica belga lamentó lo que calificó de "actitudes de tipo inquisitorial" por parte de las autoridades judiciales en torno al escándalo por casos de presuntos abusos a menores por parte de sacerdotes.

Las redadas que ha llevado a cabo la policía belga, en coordinación con la Justicia, para aclarar posibles responsabilidades de miembros de la Iglesia católica en casos de abusos sexuales a menores ha disgustado mucho al arzobispo de la archidiócesis de Malinas-Bruselas, André-Joseph Leonard.

Malinas-Bruselas es, precisamente, el centro de las investigaciones judiciales por posibles casos de pederastia.

"Si esto fuera una novela, tal vez lo podría entender. Pero la policía y la justicia se están extralimitando. La justicia no tiene derecho a intentar reescribir el Código Da Vinci", se lamentó André-Joseph Léonard.

En concreto, Léonard se refirió a las investigaciones realizadas en la cripta de la catedral de San Romualdo de Malinas. Allí, los agentes introdujeron minicámaras de televisión, dentro de un par de tumbas de obispos, para comprobar si junto a sus sarcófagos habían enterrado documentos que aportaran luz sobre presuntos escándalos sexuales.

"Eso ha sido ya la gota que ha colmado el vaso. ¡Esos métodos son totalmente ridículos!", se lamentó el purpurado.

"Nadie ha dicho que la Iglesia católica belga esté por encima de la ley, pero los métodos usados se asemejan a los de la Inquisición", subrayó el jerarca católico, en declaraciones a la prensa belga.

El papa Benedicto XVI calificó este domingo de "deplorable" el operativo policial realizado. En una carta dirigida a Léonard, el Papa manifiesta su cercanía y su solidaridad tras el registro en la catedral de Malinas.

El Vaticano convocó al embajador belga ante la Santa Sede para protestar contra los métodos utilizados por la policía belga. La justicia debe ser garantizada, pero con respeto a la Iglesia, reclamó Benedicto XVI, quien ya ha condenado en repetidas ocasiones el abuso de niños a manos de religiosos y se ha comprometido a colaborar con la Justicia.

Por otra parte, el arzobispado de Malinas, en la comunidad flamenca de Bélgica, impuso a su servicio de prensa el silencio total ante las preguntas de los periodistas sobre la presunta vinculación de miembros de esa parroquia en escándalos de abuso sexual.

Según la VRT, el arzobispado de Malinas, a unos 35 kilómetros al norte de Bruselas, ha decidido que "hasta que no recupere los ordenadores portátiles y otros documentos informáticos que la policía ha requisado", en el marco de las últimas investigaciones por pederastia y abusos, "no habrá comunicados de prensa".

El pasado jueves, la policía belga realizó una redada en las oficinas del palacio arzobispal de Malinas en el marco de las investigaciones por presunto abuso sexual de miembros de esa parroquia a menores, además de por posesión de pornografía infantil.

Según informaciones de la agencia de noticias Belga, también se registró la oficina del cardenal Godfried Danneels, de 77 años, quien dimitió de su cargo en enero pasado por su presunta vinculación a un escándalo de pederastia.

El ordenador portátil de Danneels, que fue presidente de la conferencia episcopal belga, fue también decomisado.

Etiquetas