Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

CHILE

Diez heridos, uno de ellos muy grave, en las protestas por el aniversario del golpe de Pinochet

Siete carabineros y tres civiles han resultado heridos, uno de los últimos muy grave, en los disturbios registrados anoche en barrios populares de la capital chilena durante las protestas por el 35 aniversario del golpe de estado de Augusto Pinochet, informaron fuentes policiales.

El herido por cuya vida se teme es un joven que recibió un disparo en la comuna de Pudahuel, en el sector occidental de Santiago, y que fue ingresado en el hospital Barros Luco con pérdida de masa encefálica.

Barricadas, fogatas y cortes del fluido eléctrico se han registrado en 17 de las 34 comunas (municipios) de Santiago a causa de los violentos incidentes protagonizados por jóvenes encapuchados armados con palos, piedras, "cócteles molotov" e incluso armas de fuego.

El sargento de las fuerzas antidisturbios de Carabineros René Valenzuela resultó herido grave en la comuna de La Florida por un disparo en la clavícula y, aunque iba protegido con un chaleco antibalas, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.

Además, el cabo Patricio Cervantes recibió un balazo en el brazo izquierdo en Cerro Navia y un tercer agente, Esteban Chonquinil, fue alcanzado por una perdigonada en el rostro en la comuna de San Bernardo.

Los otros policías heridos son Rolando Canules, con una perdigonada en el mentón y el cuello; el suboficial Víctor Rías y el cabo Daniel Aliste, ambos con disparos en las piernas, y Romuldo Díaz, también herido con perdigones.

Una mujer embarazada de cuatro meses, Teresa Sepulveda, recibió sendos disparos en las piernas en la comuna de Puente Alto, por lo que fue trasladada al hospital Sotero del Río, y una segunda persona cuya identidad se desconoce fue herida por arma blanca en el municipio de La Pintana.

Fuentes de Carabineros informaron de que un vehículo policial fue tiroteado en la comuna de Pudahuel, mientras que en el sector de Lo Hermida, en el norte de la capital, se registraron graves disturbios cuando unos 200 manifestantes armadas con pistolas, revólveres y fusiles se enfrentaron a las fuerzas del orden.

Hace un año, el cabo Cristián Vera murió al recibir un disparo en la cabeza durante los violentos incidentes que se produjeron por la noche en la capital chilena.

En aquella ocasión, los agentes de las fuerzas especiales que se enfrentaron a los manifestantes no iban adecuadamente protegidos, por lo que este año las autoridades decidieron reforzar la protección personal de los policías y han desplegado un fuerte operativo policial para mitigar la violencia.

El balance provisional de las redadas, que comenzaron hace una semana, es hasta ahora de 577 detenidos, el último de ellos un individuo que amenazó esta noche a varios periodistas con un arma blanca.

El subsecretario del Interior, Felipe Harboe, mantuvo esta noche una videoconferencia desde el Palacio de La Moneda con los 15 intendentes (gobernadores) regionales para coordinar los operativos de seguridad desplegados en todo el país.

Fuera de la capital chilena, los únicos incidentes graves que se conocen hasta el momento tuvieron lugar en la región sureña de Bío Bío, donde la policía detuvo a dos individuos que habían encendido barricadas en la ruta entre Concepción y Penco.

Etiquetas