Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

alerta antiterrorista

Dos detenidas en Yemen por el envío de explosivos

Los artefactos eran cartuchos de impresora manipulados y preparados para estallar en el avión.

Explosivo camuflado en tóner para impresoras
Uno de los paquetes estaba preparado para explotar
EFE

La policía de Yemen detuvo ayer a dos mujeres, una madre y su hija, bajo la sospecha de haber participado el viernes en el envío de dos paquetes con bombas a Estados Unidos en aviones de carga de las compañías de mensajería UPS y FedEx.

Una estudiante de medicina y su madre fueron detenidas en un barrio pobre de Madhbah, en Saná, la capital de Yemen, según informó el presidente de este país, Ali Abdulah Saleh. Por el momento se desconoce si existe un vínculo entre ambas y la organización terrorista Al Qaeda.

Poco antes, Saleh había informado de que fue alertado por las autoridades estadounidenses después de que se identificara a la joven a través de la tarjeta SIM de un teléfono móvil adherido a uno de los paquetes, tras lo cual se rodeó de inmediato su vivienda. Además, recalcó que no quiere apoyo internacional en la lucha contra la red terrorista. "No queremos que alguien se entrometa en nuestros asuntos y combata aquí. Dispondremos de nuestros aviones y arsenal para luchar contra Al Qaeda donde quiera que esté en el país", afirmó Saleh.

Los paquetes procedentes de Yemen se encuentran en los aeropuertos de Londres y Dubai e iban dirigidos a instituciones judías en Chicago. El explosivo, un cartucho de impresora manipulado localizado en el aeropuerto de East Midlands, cerca de Nottingham, estaba preparado de tal manera que iba a detonar en el mismo avión, aseguró el primer ministro del Reino Unido, David Cameron.

Compuesto de pentrita

Según informaciones de los medios internacionales, la sustancia que conformaría los explosivos sería tetranitrato de pentaeritritol (PENT), también conocido como pentrita. Ese compuesto es el mismo que usó Omar Faruk Abdulmutallab en su fallido atentado de las navidades de 2009 en un avión que volaba a Detroit. Al parecer, Abdulmutallab tenía contactos con la red de Al Qaeda en Yemen.

Según la ministra británica del Interior, Theresa May, el paquete "podía haber explotado" y haber derribado una aeronave. Después de presidir un comité de emergencia, May afirmó que es posible que un avión fuese el blanco y que los responsables de enviar el paquete no supieran el lugar exacto donde explotaría el artefacto. Como medida de precaución, May informó de que se suspenderá en forma inmediata la entrada o paso por territorio británico de cualquier carga no acompañada procedente de Yemen. El nivel de seguridad del Reino Unido, explicó, se mantendrá en "grave", por el que se considera posible un ataque terrorista.

Mientras, Francia decidió suspender los vuelos de transporte de carga provenientes de Yemen. La Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) francesa declaró que tomó esa decisión tras el lanzamiento de una alerta internacional por parte de Estados Unidos y mientras se realizan consultas entre los ministros de Transporte europeos para acordar los pasos a seguir. También Alemania incrementó sus controles después de que se supiera que el paquete que terminó en Gran Bretaña había sido transbordado en la ciudad de Colonia, según informó Sky News.

Agradecimiento de Obama

El presidente de EE. UU., Barack Obama, agradeció al primer ministro británico y al rey de rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abelaziz, la cooperación de sus países para abortar el complot terrorista. En su conversación con David Cameron, el líder estadounidense expresó su alegría por la "profesionalidad" de los servicios británicos involucrados "en el esfuerzo conjunto para poner fin a esta trama", indicó la Casa Blanca en un comunicado. Mientras, también agradeció al rey Abdalá el papel "decisivo" que tuvieron los servicios antiterroristas saudíes advirtiendo sobre este intento de ataque y destacó la "profunda y duradera" relación entre ambos países. El mandatario señaló asimismo la importancia de dar un "apoyo total" al primer ministro libanés Saad Hariri, hijo del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, asesinado en 2005, así como al Tribunal Especial para El Líbano, apoyado por la ONU.

Por su parte, David Cameron afirmó que el hallazgo del paquete explosivo pone de manifiesto que el mundo debe estar unido y debe mostrar determinación para derrotar al terrorismo. "Nuestra apertura como países modernos nos hacen débiles, pero están equivocados, son la fuente de nuestra fortaleza, y vamos a utilizar esa fortaleza, la determinación, el poder y la solidaridad para derrotarles", añadió el primer ministro británico.

Por otro lado, varios aviones de los aeropuertos de Filadelfia, Nueva York y Nueva Jersey fueron aislados e inspeccionados por una amenaza potencial. Un vuelo de los Emiratos Árabes Unidos fue escoltado por cazas estadounidenses hasta el aeropuerto JFK de Nueva York, con la sospecha de transportar también explosivos, pero en un comunicado de la Autoridad de la Aviación Civil de los Emiratos se desmintió que el avión llevase paquetes procedentes de Yemen.

Etiquetas