Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

RELACIONES CON CUBA

"No se dejen engañar por cantos de sirena"

Fariñas, que no pudo ir a Estrasburgo a recoger el premio Sájarov, pide a la UE que se mantenga firme con Cuba.

La silla de Fariñas permaneció vacía
"No se dejen engañar por cantos de sirena"
ALEJANDRO ERNESTO/EFE

El disidente cubano Guillermo Fariñas, premio Sájarov 2010 del Parlamento Europeo, reclamó ayer a la Unión Europea que se mantenga firme con Cuba y condicione las relaciones económicas con la isla al respeto de la democracia y el fin de la persecución de los opositores. "Mi mayor esperanza es que no se dejen engañar por los cantos de sirena de un cruel régimen de comunismo salvaje", afirmó Fariñas en un mensaje de audio grabado que enmudeció a los eurodiputados, con la mirada fija en su silla vacía, solo vestida por una bandera cubana.

Para el opositor, "la aspiración de Cuba aparentando supuestos cambios económicos es que la Unión y el Parlamento europeos levanten la posición común y beneficiarse así de los créditos e inversiones".

El disidente no pudo viajar a Estrasburgo para recoger el premio a la libertad de conciencia en persona pese a la carta que remitió el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, a Raúl Castro el pasado viernes. Fariñas apuntó que el hecho de no poder salir de la isla "es el testimonio más fehaciente de que por infortunio nada ha cambiado en el sistema autocrático" cubano.

En su mensaje de agradecimiento, el disidente señaló cinco condiciones que la Unión Europea debería exigir al "régimen neoestalinista cubano", entre las que se encuentran proseguir con la liberación de todos los presos políticos, así como facilitar la creación de partidos políticos, sindicatos y medios de comunicación no subordinados al sistema del socialismo de Estado. Asimismo, pidió que acaben las amenazas contra los opositores pacíficos del país, se eliminen todas las leyes cubanas que entren en contradicción con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y se acepte que todos los cubanos de la diáspora tienen derecho a participar en la vida cultural, económica, política y social de Cuba.

"Ancianos gobernantes"

Fariñas recordó que el propio Gobierno -de "ancianos gobernantes"- ha reconocido a la prensa extranjera "el fracaso" del modelo comunista y apuntó que espera que se pueda producir una transición sin que estalle un conflicto violento en la isla.

"Ojalá Dios no permita que suceda una innecesaria guerra civil entre cubanos, por la ofuscación de no aceptar que el socialismo de Estado ha fracasado como modelo político", afirmó Fariñas.

El presidente del Parlamento Europeo, el polaco Jerzy Buzek, llamó a la "inmediata liberación" del disidente, y apuntó que era "un día triste" para la Eurocámara por la ausencia de Fariñas.

Pese a ello, dijo que se sentía "optimista" por el hecho de que Cuba pudiese llevar a cabo un proceso de transición a un régimen democrático "tal y como pasó" en su país, Polonia.

Buzek, que pidió esta semana a la alta representante para la UE, Catherine Ashton, que tomase nota de la negativa de Cuba a dejar viajar a Fariñas, indicó que "algo está cambiando aunque muy despacio en Cuba".

En este sentido, Buzek hizo llegar el mensaje a La Habana de que la UE solo se acercará a la isla "bajo condiciones", entre las que serían prioritarias el respeto a la libertad de expresión y el respeto a los derechos civiles y políticos.

En la misma línea, Ashton aseguró que la UE seguirá hablando de derechos humanos en el marco del diálogo político y las reuniones bilaterales con las autoridades cubanas a todos los niveles, y que continuará incluyendo "la situación de los presos políticos, la libertad de expresión y la ratificación de los requisitos internacionales sobre derechos humanos".

La eurodiputada popular Teresa Jiménez Becerril indicó que el discurso de Fariñas fue "tan duro como real" y que la UE no debe levantar la posición común porque "en Cuba no hay libertades".

Precisamente fueron el Partido Popular Europeo y el resto de fuerzas conservadoras de la Eurocámara los artífices de la candidatura de Fariñas. Se trata del tercer premio Sájarov para un disidente cubano en la última década, después de los concedidos a Oswaldo Payá (2002) y las Damas de Blanco (2005).

Los socialistas y la izquierda del PE denunciaron la "instrumentalización" del premio Sájarov por parte de los grupos que quieren mantener la posición común con Cuba, tal y como aseguraron entre otros la eurodiputada del PSOE María Muñiz o el europarlamentario de Izquierda Unida, Willy Meyer.

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) calificó de "castigo innecesario" el hecho de que el régimen cubano no permitiese a Fariñas viajar a Estrasburgo a recibir el premio Sájarov a la Libertad de Conciencia de la Eurocámara "por ejercer su legítimo derecho a la libertad de expresión".

AI recordó que Fariñas "es un periodista independiente que trabaja pacíficamente por la libertad de expresión en Cuba" y que este año mantuvo una huelga de hambre de cuatro meses para pedir la libertad de presos de conciencia.

"Un premio a la rebeldía"

Desde España, los excarcelados cubanos acogidos desde el pasado mes de julio afirmaron sentirse también ganadores del premio Sájarov a Fariñas al suponer un reconocimiento a toda la disidencia y a todos los que defienden la libertad en la isla. "Es un premio a la rebeldía del pueblo cubano y nosotros también representamos esa rebeldía", manifestó José Luis García Paneque, resumiendo de este modo el sentimiento del medio centenar de ex presos políticos que salieron de Cuba en el marco de las excarcelaciones acordadas entre el régimen castrista y la Iglesia cubana.

Mientras, Antonio Ramón Díaz comparó el galardón a Fariñas con el Premio Nobel de la Paz al disidente chino Liu Xiaobo, quien tampoco pudo recibirlo en persona la pasada semana por la negativa de las autoridades de Pekín. "Es una muestra de que son dos regímenes totalitarios. No hay libertad en Cuba y no hay libertad en China", añadió.

Una silla vacía como en el caso de Liu. El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, entregó ayer el galardón Sájarov 2010 a la Libertad de Conciencia al disidente cubano Guillermo Fariñas a una silla vacía, dado que el Gobierno de Raúl Castro no permitió viajar al galardonado a Estrasburgo, sede de la Eurocámara.

Un días más de trabajo. Guillermo Fariñas esperó la ceremonia del galardón en su casa de Cuba como si fuera "un día más de trabajo" y con problemas para comunicarse por teléfono con Europa de los que culpó al Gobierno de la isla. En la foto, el disidente cubano habla por el móvil, ayer en su residencia de Santa Clara.

Etiquetas