Despliega el menú
Internacional

HERIDO POR UN PISTOLERO

Cuatro detenidos en Sudáfrica por ataque a un general ruandés

Faustin Kayumba Nyamwasa estaba exiliado en Johannesburgo y era buscado en España por la Audiencia Nacional por la muerte de nueve cooperantes entre 1994 y 2002.

Cuatro personas han sido detenidas en relación con el atentado contra el general ruandés Faustin Kayumba Nyamwasa, exiliado en Sudáfrica y buscado en España, que resultó herido de gravedad el pasado sábado en Johannesburgo por un pistolero, informó hoy la Policía.

Los detenidos serán puestos a disposición judicial muy pronto, según el portavoz de la Policía general Govindsamy Mariemuthoo, quien no quiso facilitar otros detalles para no entorpecer la investigación en curso, señaló la agencia local SAPA.

Nyamwasa, un alto cargo de la antigua guerrilla del Frente Patriótico Ruandés (FPR), el actual partido gobernante que encabeza el presidente, Paul Kagame, se exilió en Sudáfrica con su familia en febrero pasado y acusó al Gobierno de corrupción.

Por su parte, Nyanmwsa está acusado de terrorismo en su país. El Gobierno de Kigali acusa a Nyamwasa, que fue jefe del Estado Mayor del Ejército y muy próximo a Kagame, de estar ligado a otros antiguos altos mandos militares exiliados y de haber intentado desestabilizar el país.

El jefe militar ruandés, buscado también por la Audiencia Nacional española como presunto responsables de la muerte de nueve cooperantes españoles entre 1994 y 2002, fue tiroteado cuando iba a entrar en la urbanización de lujo donde vive en Johannesburgo con su esposa.

Además, Nyamwasa está también procesado por los tribunales franceses dentro de los procedimientos abiertos contra Kagame en relación con el genocidio ruandés de 1994.

La esposa del general, Rosette Nyamwasa, acusó al Gobierno y al presidente de su país del atentado: "Creo que ha sido nuestro Gobierno, Kagame, nuestro presidente (...), él dijo en el Parlamento que perseguiría a mi marido y le dispararía", dijo después del ataque.

Sin embargo, en una declaración emitida ayer, el ministro de Asuntos Exteriores ruandés, Louise Mushikiwabo, aseguró que el Gobierno de Kigali no tenía nada que ver con el atentado y que se habían enterado por los medios de comunicación.

Entre 800.000 y un millón de personas, la gran mayoría tutsis y también hutus moderados, fueron asesinados en apenas 100 días en 1994 por milicias y militares hutus radicales, según cifras de la ONU.

La guerrilla del FPR, encabezada por Kagame, que se presenta a la reelección como presidente sin prácticamente oposición el próximo mes de agosto, detuvo el genocidio en junio de aquel año y ha mantenido un poder absoluto desde entonces.

Kagame ha sido acusado de haber ordenado en 1994 el derribo del avión del entonces presidente ruandés, Juvenal Habyarimana, que fue el hecho que marcó el inició del genocidio.

Una comisión de investigación del actual régimen ruandés achacó el asesinato de Habyarimana a sus propios soldados.

Etiquetas