Despliega el menú
Internacional

ELECCIONES EN COREA DEL NORTE

Corea del Norte pendiente de la sucesión de Kim Jong Il

La cúpula de Pyongyang podría aprovechar para conceder al hijo y posible sucesor de Kim, Kim Jong Ul, su primer cargo público

Los norcoreanos depositan el domingo su voto en las elecciones a la 12 Asamblea Suprema Popular, su equivalente del Parlamento, no para renovar la composición del presunto órgano legislativo del país -porque todos los candidatos están sometidos a los dictados del Gobierno-, sino para reorganizar la nueva jerarquía del poder político norcoreano de cara a la sucesión del líder supremo, Kim Jong Il.

Se anticipa un proceso lento porque Kim Jong Il es relativamente joven (tiene 67 años), y su reemplazo depende de un nuevo impulso en la capacidad armamentística del país, ya que la cúpula de poder norcoreana entiende que el proceso de transición puede debilitar profundamente a Corea del Norte, por lo que es necesario estar preparados ante cualquier supuesta amenaza exterior que aproveche esta condición.

Una vez terminados dichos preparativos, el hijo menor de Kim, Kim Jong Ul será con toda probabilidad el designado para suceder a su padre, en lo que será la consolidación de una dinastía que llegaría a la tercera generación.

 

Se cree que Kim Jong Ul tiene unos 26 años, ha sido educado en Suiza y en estas elecciones podría ser nombrado por primera vez para ocupar un cargo político. Este último punto ha sido sugerido por expertos surcoreanos, pero el Gobierno de Pyongyang no se ha pronunciado al respecto.

Deber sagrado

"El electorado entero ha expresado su expectación y su convicción en que lo candidatos nominados se consagrarán a la santa lucha para el fortalecimiento del gobierno de la República, la férrea defensa del sistema socialista y para construir una nación próspera y poderosa", declaraba la agencia oficial del Gobierno norcoreano, la KNCA.

La idea general es que Kim Jong Il va a recomponer y a ampliar la Comisión Nacional de Defensa parlamentaria aprovechando estas elecciones. Este organismo de ocho miembros es el más poderoso del país, está encabezado por Kim e incluye a altos cargos del Ejército. Ocupa un puesto prominente en la línea política del país, mientras que el resto del Parlamento cumple una función meramente testimonial que consiste en aprobar los presupuestos anuales, así como legislación menor, por habitual unanimidad.

Según analistas surcoreanos, es muy posible que la primera sesión de la nueva asamblea esté dedicada a continuar el proceso de renovación del Gabinete que comenzó a principios de este año con el nombramiento de nuevos oficiales para los principales cargos económicos del país, así como la designación de un nuevo ministro de Defensa.

El Parlamento concederá a Kim la garantía de proceder con la militarización del país para reforzar el temporal vacío de poder que tendrá lugar con la sucesión del líder norcoreano. Se teme no obstante que este vacío se prolongue durante más tiempo del deseado debido a la tensión existente dentro del Ejército y del partido Comunista.

No sería la primera vez que se diera tal caso. Cuando el padre de Kim, Kim Il Sung, designó a su hijo como sucesor en 1994, éste tuvo que trabajar durante años para ganarse la confianza de los diversos sectores del partido y de las Fuerzas Armadas norcoreanas.

Periodo de transición 

"No cabe duda de que nos encontramos ante un período de transición", declaró el experto del Instituto de Política Económica Internacional de Seúl, Cho Myung Chul. "Pero para trabajar el terreno, es necesario crear las condiciones favorables necesarias para su sucesor".

Kim Jong Un es el principal favorito: "El Rey de la Estrella de la Mañana", como le apodó su madre. Es el menor de los tres hijos de Kim Jong Il. El mayor, Kim Jong Nam, no está en lo más mínimo interesado en asumir el poder, mientras que el hermano mediano, Kim Jong Chul, "es demasiado femenino" para su padre, según los analistas. Según informó la agencia surcoreana Yonhap, Kim Jong Un habría sido nombrado incluso sucesor el pasado 15 de enero, pero Pyongyang no ha confirmado oficialmente este dato.

Fuentes del interior del país aseguran que Jong Un ha exhibido un carácter muy parecido a su padre. "Despiadado e inteligentísimo", según estos analistas anónimos.

Voto obligatorio

Los norcoreanos están obligados a votar en los comicios. Las encuestas oficiales indican casi un 100 por 100 de apoyo a los candidatos del partido Comunista.

 

Los comicios tienen lugar cada cinco años y en esta ocasión habían sido aplazados por motivos no revelados por el Gobierno norcoreano, pero generalmente atribuidos al débil estado de salud de Kim Jong Il, del que se cree que sufrió un ataque el pasado mes de agosto.

Los comicios del domingo se desarrollarán en un momento en el que el país está sufriendo restricciones económicas especialmente severas, sometido a un embargo económico y a un irregular bloqueo de ayuda alimentaria tras la decisión del país de proseguir con su carrera armamentística nuclear.

"En tiempos difíciles, Corea del Norte siempre tiende a ir hacia atrás", opinó Cho, quien anticipó que el gobierno de Pyongyang podría introducir medidas económicas socialistas antes que experimentar con procedimientos aperturistas como los que han tenido lugar durante pasadas épocas de crisis.

Etiquetas