Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

EE.UU.

Clinton se solidariza con Israel al exponer la política exterior de Obama

La ex primera dama promete trabajar con la comunidad internacional y advierte a Irán que "todas las opciones están sobre la mesa".

Media docena de mujeres con pancartas que entraron en el hemiciclo le pidieron a gritos que hablase por las víctimas de Gaza, pero al exponer lo que será la política exterior de Barack Obama Hillary Clinton puso más énfasis en solidarizarse con el estado de Israel.

"El presidente electo y yo comprendemos y simpatizamos profundamente con el deseo de Israel de defenderse ante las actuales condiciones y librarse de los cohetes de Hamás", entonó la ex senadora por Nueva York, que se ha ganado el apoyo de la comunidad judía. "Sin embargo, también se nos ha recordado el trágico costo humanitario del conflicto de Oriente Medio, y el dolor que han sufrido los civiles palestinos e israelíes", puntualizó.

Mucho menos de lo que esperaban las mujeres de Code Pink que gritaban a su espalda. "¿Qué pasa con la gente de Gaza?", protestaban. "Hillary, levántate! `Necesitamos tu voz!".

Más de 900 palestinos, de los que el 45% se creen niños y mujeres, han muerto en los 18 días de campaña militar, frente a 13 israelíes, diez de ellos soldados. Clinton habló como si se tratase de una balanza equilibrada, decidida a continuar los esfuerzos de los presidentes de EEUU, "incluyendo mi marido", para resolver el conflicto. Su objetivo, "lograr una seguridad real para Israel, relaciones normales y positivas con sus vecinos, e independencia, progreso económico y seguridad para los palestinos en su propio estado".

Fue ésta la máxima concesión de la ex primera dama a las aspiraciones del pueblo palestino, sometido a un embargo inflexible desde que hace año y medio Hamás ganase las elecciones. Clinton dejó claro que no habrá negociaciones con ellos hasta que reconozcan al estado de Israel y abandonen las armas.

Irán y Siria

Tampoco fue más condescendiente con Irán, al que prometió una nueva ofensiva diplomática para que la comunidad internacional apruebe sanciones más duras que le obliguen a abandonar sus aspiraciones nucleares. Para ellos tiene guardado "un nuevo acercamiento" que no quiso descifrar hasta que se lo cuente en persona a sus aliados en la región. Y aunque prometió dar prioridad a la diplomacia y al multilateralismo, "no hemos retirado ninguna opción de la mesa", advirtió.

No quiso aclarar si reanudará pronto las relaciones diplomáticas con países como Siria, donde EEUU ni siquiera tiene embajador, recordó frustrado el nuevo presidente del Comité de Asuntos Exteriores que le pasaba revista, John Kerry.

Sí reiteró la promesa electoral de Obama para retirar las tropas de Irak en 16 meses, algo que según dijo "el gobierno iraquí no sólo desea sino que quiere facilitar". El plan empieza por sacar las brigadas de combate de las ciudades y aldeas iraquíes para junio, y "redistribuirlas luego en Afganistán", donde espera sumar más apoyo de la OTAN.

A la heroína del feminismo estadounidense la acompañaba su hija Chelsea, y brillaba por su ausencia Bill Clinton. El Comité hizo énfasis en que la fundación de su marido podía ser vista por otros países como una vía para ganarse sus favores a través de donaciones, por lo que han quedado vetadas de mutuo acuerdo.

Aparte de ese tema, zanjado de antemano, la futura secretaria de estado recibió una cálida acogida de sus colegas demócratas y republicanos, por lo que no se espera ningún problema para su confirmación.

Etiquetas