Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Tercer Milenio

CRISIS EN TÚNEZ

Cientos de tunecinos desafían el toque de queda

El presidente interino negocia un nuevo ejecutivo de transición con figuras de la época de Habib Burguiba, mientras Suiza ha bloqueado las propiedades del ex dictador Ben Alí.

Protestas en las calles de la capital
Cientos de tunecinos desafían el toque de queda
AFP

Centenares de manifestantes desafiaron ayer el toque de queda en Túnez con una concentración de protesta ante el Palacio de Gobierno en demanda de la salida de todos los ministros del anterior régimen. Entretanto, los actuales dirigentes preparan un nuevo Gobierno de transición, integrado por personalidades reconocidas y gestores, para acallar las protestas populares.

A la hora de entrada en vigor del toque de queda nocturno, las 20.00, cientos de personas mantuvieron la protesta -que sumó hasta 2.000 participantes durante la jornada- ante la oficina del Primer Ministro, en la vieja medina de Túnez. "No nos iremos de aquí hasta que caiga el Gobierno", clamaron los manifestantes, que se organizaron con sacos de dormir y tiendas de campaña para pasar la noche en la plaza, situada ante el histórico edificio que acoge las reuniones del Ejecutivo.

La mayoría de los manifestantes que prosiguieron con la protesta pese al inicio del toque de queda son miembros de la llamada 'Caravana de la liberación', que llegó por la mañana a Túnez procedente del interior del país para sumarse a las concentraciones de la capital.

La caravana, integrada por cerca de 200 turismos, furgonetas y camiones salió el sábado de la región pobre de Sidi Buzid, en el centro oeste de Túnez y donde se originaron las revueltas sociales que forzaron la salida del presidente Ben Alí, después de que el vendedor ambulante Mohamed Buazizi se quemase a lo bonzo el pasado 17 de diciembre.

Un nuevo gobierno

Se trata de la primera vez desde que se decretó el toque de queda nocturno en la capital que los manifestantes, que reclaman una ruptura definitiva con el antiguo régimen, no respetan la prohibición.

Mientras, el presidente interino del país, Fuad Mebaza, mantiene contactos con varias figuras de la época del primer jefe de Estado del Túnez independiente, Habib Burguiba, para sumarlas a ese nuevo Ejecutivo, del que saldría el actual primer ministro, Mohamed Ghanuchi, y el resto de dirigentes del presidente depuesto, Ben Alí.

Mebaza, cuya salida de la presidencia no se cuestiona al obedecer a un imperativo constitucional tras el vacío de poder dejado por Ben Alí en su huida, negocia asimismo con representantes de los sectores sociales y políticos del país la creación de un Consejo Constitucional, que se encargaría de elaborar una nueva Carta Magna.

Uno de los nombres que se barajan para sustituir a Ghanuchi es el de Ahmed Mesteri, ministro durante el régimen de Burguiba, pero que abandonó el partido en el poder entonces, el Neodestur, en desacuerdo con su deriva autoritaria y fundó el Movimiento de los Demócratas Socialistas (MDS). Mesteri, con cerca de 80 años, se retiró hace años de la política pero goza de cierto prestigio entre la elite del país, pese a que el MDS se convirtió después en una de las formaciones de 'oposición' utilizadas por Ben Alí para darle apariencia democrática a su mandato.

Por otro lado, Suiza ha bloqueado las propiedades que el ex presidente de Túnez, Zine el Abidine Ben Alí, y de hasta 40 miembros de su familia tenían en la Confederación Helvética. Así lo confirmó ayer el Ministerio de Exteriores, que no quiso especificar si se trata de cuentas bancarias o de bienes inmuebles, ni el valor de lo bloqueado.

Etiquetas