Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

TÚNEZ

Continúan los disturbios en la capital tunecina

Cientos de jóvenes se manifestaron recorriendo barrios acomodados de la capital tunecina, como Le Kram y Salambo, a sólo dos kilómetros del Palacio Presidencial.

Varias personas observan el estado en el que ha quedado un establecimiento de Túnez después de los enfrentamientos nocturnos
Cientos de jóvenes desafiaron el toque de queda nocturno en Túnez
EFE

Grupos de cientos de jóvenes desafiaron la pasada noche el toque de queda nocturno y se manifestaron por algunos barrios acomodados del norte de la capital y en varios distritos obreros del extrarradio, informaron fuentes de la oposición y testigos. Al menos una persona ha muerto en los enfrentamientos que se produjeron entre los manifestantes y la Policía tunecina.

Durante la noche, muchos grupos de jóvenes se han enfrentado con las fuerzas del orden en distintos puntos de la capital. También ha habido protestas en la localidad de Sidi Bouzid, donde comenzaron los disturbios hace un mes. Según testigos, varios miles de personas recorrieron las calles coreando eslóganes contra el Ejecutivo.

En los barrios de Le Kram y Salambo, a sólo dos kilómetros del Palacio Presidencial, los manifestantes recorrieron las calles a ritmo rápido y protestando con silbidos. En La Marsa y en la zona residencial de La Soukra se oyeron disparos y ruidos de cristales rotos. Y en el barrio obrero de Kabaria grupos de jóvenes quemaron al menos un comercio.

El nuevo ministro de Interior tunecino, Ahmed Fria -que accedió al cargo el miércoles tras la destitución de Rafik Belhaj Kacem- anunció la instauración del toque de queda como "medida adoptada para proteger a los ciudadanos", y precisó que se aplicará de forma provisional en la capital y en las zonas periféricas que conforman el Gran Túnez (Ben Arous, Ariana y la Manouba).

La prohibición de salir a las calles rige desde las 20.00 hora local, hasta las 5.30 de la madrugada. Unidades del Ejército tunecino integradas por soldados y vehículos blindados permanecieron durante toda la noche apostados en el centro de la capital y en la avenida Habib Burguiba junto a la catedral, zona en la que no se produjo ningún movimiento ni actividad hasta el final del toque de queda.

Antes del inicio de la medida, los cafés, restaurantes y comercios de la avenida Burguiba habían cerrado desde primeras horas de la tarde después de que una manifestación de protesta intentase acceder a la zona y fuese disuelta por las fuerzas antidisturbios.

En las manifestaciones y protestas que el miércoles se recrudecieron por todo el país murieron al menos tres personas, según fuentes de la oposición.

En la ciudad de Douz murieron dos civiles, Hatem Ben Taher, un profesor universitario de 38 años de edad, y Riad Benoun, mientras que en la de Tela falleció Wajdi Saihi, un joven de 23 años sordo de nacimiento, que "no pudo oír la orden de dispersarse que se proclamó durante la manifestación", declararon a Efe fuentes de su familia.

La última cifra oficial de víctimas proporcionada por el Gobierno el martes hablaba de 21 muertos en todo el país desde que comenzaron los disturbios a mediados de diciembre, mientras que los partidos de oposición y los sindicatos se refieren a más de 50 víctimas mortales.

Etiquetas