Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

TÚNEZ

Cargan contra los tunecinos que piden la salida del primer ministro

Unos 3.000 jordanos se manifiestan en el centro de Amán para pedir cambios políticos y más libertades.

Las fuerzas antidisturbios desalojaron ayer por la fuerza a los manifestantes que, pese a la salida de los ministros del antiguo régimen del Gobierno de transición, exigen también que lo abandone el primer ministro tunecino, Mohamed Ghanuchi, y la ruptura definitiva con el pasado.

Alrededor de tres mil manifestantes llegados en su mayoría de las zonas más desfavorecidas del centro y del sur del país seguían ayer en la plaza del Gobierno exigiendo más reformas, mientras el resto de la capital volvía poco a poco a la normalidad.

Las manifestaciones de días pasados en el centro cesaron ayer después de que Ghanuchi anunciara el jueves que todos los ministros fieles al depuesto presidente Ben Alí habían sido alejados de sus carteras. Sin embargo, las miles de personas acampadas ante la oficina del primer ministro manifestaron que no pensaban cesar su protesta hasta que el primer ministro abandonara el Ejecutivo.

Los agentes, que lanzaron decenas de proyectiles de gases lacrimógenos y cargaron con porras contra los manifestantes, les persiguieron por el barrio antiguo de la capital, hasta la avenida de Habib Burguiba, donde antes de los nuevos enfrentamientos, la actividad había prácticamente recuperado la normalidad.

Los enfrentamientos se trasladaron posteriormente hacia las calles adyacentes a la avenida de Burguiba, donde las fuerzas antidisturbios continuaban varias horas después del desalojo enfrentándose con grupos de manifestantes, mientras helicópteros de los servicios de seguridad sobrevolaban la zona.

El desalojo se produjo, además, poco después de que Ghanuchi mostrara su disposición a hablar con los representantes de la concentración para escuchar sus demandas. Según aseguró Mohamed Krit, uno de los portavoces de la concentración, al menos nueve personas fueron trasladadas al hospital tras la carga policial.

Mientras, en Jordania, unos 3.000 jordanos se manifestaron en el centro de Amán para reclamar cambios políticos y más libertades públicas en el país. Los miles de manifestantes se reunieron en el centro de la capital con proclamas como 'Queremos cambios'.

La marcha fue convocada por el Frente de Acción Islámico, el brazo político de los Hermanos Musulmanes, que es la única oposición efectiva y la mayor fuerza política frente al Gobierno y que incluye miembros de partidos de izquierdas y sindicatos.

Etiquetas