Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REINO UNIDO

Cameron emprende el camino a Downing Street

Todo parece apuntar a una victoria de los conservadores británicos a escasos días de las elecciones. La metedura de pata de Brown acerca a los laboristas un poco más al abismo.

Cameron firmó 'un contrato con los votantes' durante una visita a un colegio en Derby, ayer.
Cameron emprende el camino a Downing Street
S. WERMUTH/AFP

Parecía estar reconociendo su propia derrota. El primer ministro Gordon Brown se enfrentó a las cámaras con ojos empequeñecidos y rostro pálido: "Si la situación continúa como ahora no sé si tal vez dentro de ocho días esté al frente del poder David Cameron", dijo en el tercer y último debate televisivo antes de los comicios.

Ha perdido su oportunidad. Al igual que en otros debates, el líder del Partido Laborista aterrizó en el último puesto. Y eso, a pesar de que todo giraba en torno a su tema favorito: la economía. Su rival conservador de los 'tories', David Cameron, logró en cambio situarse en el primer escalón.

Pocos días antes de las elecciones del próximo jueves todo parece apuntar cada vez más a una victoria de los 'tories'. "David Cameron está de camino a Downing Street", escribió incluso el diario de inclinación más bien laborista 'The Guardian'.

La metedura de pata de Brown al quejarse de una votante y ser descubierto ha acercado a los laboristas un poco más al abismo. Ni siquiera la aparición ayer del ex 'premier' Tony Blair en el marco de la campaña electoral ayudó.

El varapalo a Brown fue enorme. Una campaña electoral no está hecha para alguien a quien no le gusta estar a la luz de los focos. Ni el mejor asesoramiento y entrenamiento mediático puede remediarlo. "Fue demasiado negativo", admitió un miembro del Partido Laborista.

La "carrera de tres caballos" entre Cameron, Brown y el líder de los liberales demócratas, Nick Clegg, parece haberse convertido en una de dos caballos. Presumiblemente, Cameron necesitará el apoyo de los 'lib-dems' (liberales demócratas) para llegar al Gobierno. La formación de Clegg aspira a que se acuerde una coalición.

La publicidad que reciben los perdedores o ganadores de los debates televisivos, que tuvieron lugar por primera vez en la historia británica, engaña sin embargo en lo relativo a los problemas reales del país. El Reino Unido tiene una deuda pública descomunal de 187.000 millones de euros, que es casi igual de elevada que la de Grecia. Los economistas están advirtiendo de una posible rebaja del rating crediticio en el Reino Unido.

Sin embargo, de cara a las elecciones ningún partido está abogando por planes de austeridad concretos. "Los tres partidos se escabullen a la hora de especificar qué alcance tendrán los recortes en el futuro", dijo Howard Archer, del instituto de estudios económicos Global Insight.

Aunque Brown se presenta a sí mismo como experto en temas económicos, durante el debate recurrió a los números, lo que le distanció del público general.

Si Cameron se traslada a Downing Street, le esperan tiempos desagradables. Los británicos se enfrentan a "años de privaciones", pronosticaron los expertos.

Etiquetas