Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

PROCESO DE TRANSICIÓN

«El cambio en Egipto es inevitable»

El Baradei, premio Nobel de la Paz, regresa a El Cairo con la intención de liderar la transición. El gobernante PND apoya las peticiones de los egipcios, que siguen protestando.

Dos egipcios rompen un cartel con la imagen de Mubarak, ayer en la ciudad de Alejandría.
«El cambio en Egipto es inevitable»
STR/AFP

El premio Nobel de la Paz y activista opositor al Gobierno Mohamed el Baradei llegó ayer a El Cairo para sumarse a las protestas políticas que en los últimos días se han saldado con siete muertos, decenas de heridos y centenares de detenidos. A su llegada al aeropuerto internacional de El Cairo, El Baradei, que había seguido desde el extranjero las manifestaciones, dijo a los periodistas que el cambio en Egipto «es inevitable». «Creo que este es un momento clave para el futuro de Egipto», afirmó el también ex director de la Agencia Internacional de Energía Atómica, quien aseguró que el país se dirige «hacia un proceso de cambio pacífico».

El Baradei, que lidera un grupo opositor llamado Asamblea Nacional por el Cambio y ha sido criticado por sus continuas ausencias de Egipto, vuelve con la intención de dirigir la transición en el país en caso de que el actual presidente, Hosni Mubarak, abandone el poder. «La gente se ha dado cuenta de que el régimen no está escuchando nada y han tenido que salir a la calle. Voy a continuar dando apoyo a la gente», añadió.

Las manifestaciones en contra del régimen de Mubarak, en el poder desde 1981, se intensificaron ayer en las ciudades de Suez e Ismailia, después de que el miércoles se produjeran violentos enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes en El Cairo.

En la localidad de Suez, ciudad situada en la entrada sur del canal del mismo nombre, grupos de manifestantes quemaron una comisaría y se enfrentaron con las fuerzas de seguridad, en unos disturbios que dejaron un saldo de al menos diez heridos.

La protesta, en la que participaron miles de personas, se llevó a cabo en la principal plaza de la ciudad, informaron fuentes de los servicios de seguridad, que explicaron que la Policía intentó dispersar a los manifestantes con balas de goma y gases lacrimógenos.

Unos choques similares se produjeron en Ismailía, al borde del Canal de Suez, cuando jóvenes militantes de grupos opositores, entre ellos el Movimiento 6 de Abril, intentaron acercarse a la sede del Gobierno regional.

Este grupo, uno de los promotores de las protestas, destacó en un comunicado que los egipcios están «a pocos pasos del sueño de la libertad» y que no tienen «miedo a nadie». «El cambio llega, no hay retroceso ni rendición», agregó.

Las manifestaciones, inspiradas en las que terminaron con la caída del presidente tunecino, Ben Alí, se han saldado ya con siete muertos; el último de ellos falleció ayer en la península del Sinaí en enfrentamientos entre beduinos y las fuerzas de seguridad.

Además de en Suez e Ismailía, en Alejandría, la segunda ciudad más importante del país, se celebró una manifestación pacífica en la que participaron también miles de personas, mientras que en El Cairo la jornada estuvo tranquila, aunque hubo concentraciones en varios puntos de la ciudad.

Las autoridades están poniendo en libertad desde las últimas horas a decenas de detenidos, aunque otros están siendo trasladados a los tribunales para responder ante la justicia por desórdenes públicos y por intentar derrocar al régimen de Mubarak.

Los servicios de la Seguridad Central también liberaron al egipcioMark Gamal Saad, esposo de la española Elvira Giráldez, que fue detenido en una protesta en el centro de El Cairo el pasado 25.

Por su parte, el gobernante PND instó a la calma y aseguró que respalda las exigencias del pueblo egipcio y cree en «la promoción de las libertades públicas y la ampliación de la participación política». «El PND siempre ha apoyado las reivindicaciones de la gente, el diálogo, el entendimiento y la adopción de políticas que alivian el sufrimiento, como los subsidios al aceite y el azúcar», dijo en una rueda de prensa en El Cairo el secretario general del PND, Safuat Sherif, la primera desde que estallaron las protestas.

El presidente egipcio, mientras tanto, no ha hecho comentarios ni ha aparecido en público en los últimos días. Se espera que hoy, día festivo en Egipto, las protestas se intensifiquen cuando concluyan las oraciones del mediodía.

Etiquetas