Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

MÉXICO

Calderón lanza plan para frenar la crisis de alimentos en México

Contempla la eliminación de impuestos a la importación y ayudas económicas y financieras para los más necesitados.

El presidente de México, Felipe Calderón, dirigió un mensaje a la nación anunciando un paquete de medidas destinado a frenar el impacto que la crisis alimentaria mundial pudiera tener en el país. Contempla la eliminación de impuestos a la importación y ayudas económicas y financieras para los más necesitados. La oposición lo criticó por llegar tarde mientras que la industria privada estimó que beneficiará a todos los sectores. El gobernante conservador advirtió que su gobierno vigilará a la industria alimenticia para que respete el compromiso de frenar la subida de los precios y que no tolerará "ni a especuladores ni a acaparadores".

Calderón explicó en ocho minutos los seis puntos de su plan de emergencia que básicamente contempla eliminar aranceles a la importación de granos y fertilizantes, aumentar la ayuda económica de más de 5 millones de familias (26 millones de personas) atendidas por la asistencia social y mantener estables los precios de la gasolina, la tortilla (el equivalente al pan para los mexicanos), e incluso poder bajar algunos precios de alimentos básicos.

El presidente azteca garantizó que la mayor parte de los excedentes petroleros, cifrados en casi 200.000 millones de pesos (unos 13.000 millones de euros), se dedicarán a mantener estables los precios de los combustibles.

Además, el gobierno mexicano destinará 4.500 millones de pesos (288 millones de euros) para apoyar a las familias inscritas en los programas sociales, y otros 20.000 millones de pesos (1.285 millones de euros) para financiar con créditos la compra de "tractores, maquinaria y equipo agrícola".

Según Calderón, la razón de la fuerte alza de los alimentos radica en el "fuerte crecimiento de economías asiáticas" que representan la tercera parte de la humanidad y han "aumentado el ingreso y por tanto el consumo de alimentos".

Otro factor, dijo, es el "crecimiento record del petróleo a nivel internacional, lo cual encarece los costos de producción y alimentos; y finalmente, el aumento en el uso de maíz y otros productos agrícolas para producir combustibles como etanol, que son complementos de la gasolina".

El jefe de gobierno de la nación de 100 millones de habitantes, de los que un 60% son pobres y un 20% se califican como en extrema pobreza, afirmó que las medidas se podían adoptar gracias a que el país tenía "una economía fuerte y estable" pero adelantó su decisión de "redoblar las medidas de austeridad en la administración pública".

"Vamos a eliminar todos los impuestos a la importación de trigo, arroz, maíz blanco o maíz amarillo; vamos a reducir a la mitad los impuestos de importación de la leche en polvo y a autorizar una cuota de importación de frijol libre de arancel, a fin de que estos impuestos no repercutan en el precio de los alimentos e incluso para que al bajar el impuesto, pueda también bajarse el precio de alguno de esos productos", dijo Calderón.

Con eso, agregó, "si llegaran a hacer falta alimentos en México, se pueden traer de cualquier parte del mundo, al precio más barato posible". El secretario de Economía, Eduardo Sojo, alertó que "estamos tomando medidas" ante las previsiones de los analistas de quela crisis dure dos o tres años.

Críticas de la oposición

Sin embargo, el plan fue criticado por la oposición. Susana Monreal (PRD) dijo que continúa favoreciendo al empresariado y a los grandes productores con una simulación con actitudes "faraónicas" y que no ataca el problema de fondo. Ricardo Cantú, coordinador del también izquierdista Partido del Trabajo, dijo que la solución no era abrir las fronteras sino solucionar los problemas del campo mexicano. Desde el PRI, el diputado Jericó Abramo Masso, comentó que "sólo es una aspirina para un ratito" y que la solución era otorgar mayores subsidios.

Varios productores de leche, carne y granos estimaron que los precios se van a mantener y que el gobierno debía haber actuado antes.

"México ya es autosuficiente en maíz (blanco) para tortilla, por lo que definitivamente no va a haber ninguna baja en su precio (con la apertura)", explicó Guillermo Campos, director general del Consejo Promotor Regulador de la Cadena Maíz-Tortilla.

Según David Cantú, director de compras de Compañía Arrocera Covadonga, el precio del arroz, que aumento un 60 % en lo que va de año, subirá en junio entre 7 y 12 % y la supresión de aranceles se notará a partir de octubre. Por su parte, Rubén Garza, líder nacional de los productores de carne de res, el producto ya subió 5 % y antes de finalizar el año subirá otro 25 por ciento.

Etiquetas