Despliega el menú
Internacional

MEDIDAS ANTITERRORISTAS

Bruselas quiere que la UE tenga una normativa común sobre escáneres corporales

El comisario de Transportes respalda la postura de España, que plantea que no se instalen esos dispositivos de seguridad en los aeropuertos europeos hasta que los Estados miembros no acuerden una norma válida en todo el territorio de los Veintisiete.

El comisario de Transportes, Antonio Tajani, defendió este jueves la necesidad de una normativa común en la UE sobre el uso de escáneres corporales como medida de seguridad en los aeropuertos para evitar actuaciones unilaterales y divergentes en los Estados miembros. Tajani dijo que la próxima Comisión podría presentar una nueva propuesta para regular los escáneres si constata que no afectan a la salud y a los derechos humanos de los pasajeros.

"Es mejor tener un reglamento europeo en lugar de dejar a cada Estado miembro decidir, como pueden hacerlo, si utilizan o no los escáneres corporales. Porque el riesgo es que un país use los escáneres corporales y otro país no los use. Creo que es mejor tener un sistema europeo", dijo Tajani en rueda de prensa.

Tras el atentado fallido de Al Qaeda el pasado 25 de diciembre contra un avión de Northwest Airlines que hacía la ruta Amsterdam-Detroit, el Reino Unido y los Países Bajos han anunciado ya que introducirán escáneres en sus aeropuertos. Sin embargo, el ministro de Fomento, José Blanco, aseguró este lunes que el Gobierno español no adoptará esta medida hasta que no haya un acuerdo sobre esta cuestión en el seno de la Unión Europea. En el mismo sentido se ha pronunciado Bélgica.

"Si no hay problemas por lo que se refiere a la libertad de los ciudadanos o a la salud, no excluyo que la Comisión, el nuevo comisario de Transportes, pueda presentar algo sobre los escáneres corporales", explicó Tajani. Pero dejó claro que para que prospere una normativa común de la UE es necesario el acuerdo de los Estados miembros y de la Eurocámara.

El Ejecutivo comunitario propuso en 2008 la introducción de este tipo de escáneres en los aeropuertos como medida de seguridad complementaria, dejando claro que su uso sería voluntario para los pasajeros. Pero se vio obligado a abandonar la idea debido a las reticencias mostradas por la Eurocámara y por algunos Estados miembros como Alemania.

El Parlamento Europeo expresó sus reservas sobre la utilización de esta herramienta al considerar que podría tener un impacto grave en los derechos fundamentales de los ciudadanos y pidió entonces a la Comisión que recabara más información sobre las repercusiones en la salud y en la dignidad humana antes de decidir si aprobaba o no el uso de estas máquinas. El Ejecutivo comunitario está analizando ahora estas repercusiones.

Los expertos en seguridad aérea de los países de la UE se reúnen este jueves para examinar la introducción de escáneres corporales en los aeropuertos y discutir si son necesarias medidas de seguridad adicionales para prevenir ataques terroristas en los aviones. De la reunión, a la que han sido invitados también representantes de EE. UU., no se esperan decisiones.

Etiquetas