Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

JUICIO EN ITALIA

Berlusconi planea la inmunidad ante el caso Ruby

El Gobierno abre la batalla contra los tribunales con una polémica reforma de la Justicia.

Berlusconi, el viernes con el cardenal Angelo Bagnasco en la embajada italiana en el Vaticano.
Berlusconi planea la inmunidad ante el caso Ruby
G. BORGIA /AFP

Silvio Berlusconi no se despeina ante el caso Ruby, el juicio que comienza el 6 de abril por prostitución de menores y abuso de poder, y trabaja para atrincherarse en su puesto. Las elecciones son en 2013 y el Gobierno solo puede caer si no tiene la mayoría.

Era precaria en la Cámara de Diputados desde hace cinco meses, tras la ruptura con su aliado Gianfranco Fini, pero la política de fichajes de uno de los hombres más ricos de Italia es muy persuasiva. Con una nueva tanda de tránsfugas ya se acerca a 320 escaños, cuatro por encima de la mayoría absoluta, y espera llegar a 325.

Recuperar el control del Parlamento, además de tranquilidad, le da al primer ministro margen de maniobra y la ha usado ya en su guerra personal con los tribunales. El viernes aprobó en consejo de ministros la polémica reforma de la Justicia con la que amaga desde hace años, cuyo objetivo es meter en vereda a los magistrados, reduciendo su autonomía. Prevé separar las carreras de jueces y fiscales; instaurar la responsabilidad civil de los magistrados y un tribunal disciplinario; regular el uso de la policía judicial y dar más poder al ministro de Justicia. La Asociación Nacional de Magistrados dijo que se trata de «medidas punitivas».

Además, 'Il Cavaliere' quiere prohibir la mayoría de las escuchas telefónicas -claves en el caso Ruby- y su publicación, y aprobar la ley del proceso breve, que anula los juicios que duren más de seis años -como dos de los cuatro que tiene abiertos- o los que en primera instancia tarden más de tres, como podría ocurrirle al caso Ruby si logra demorarlo.

Pero sobre todo Berlusconi pretende resucitar la inmunidad parlamentaria, abolida en 1993 en el fragor de Manos Limpias, la gran operación contra la corrupción política. Según las agencias, el mandatario lo dijo el viernes sin rodeos y ordenó hacer deprisa estas reformas «porque es un problema inaplazable» que deben «resolver cuanto antes». La inmunidad, especialmente. No obstante, son reformas constitucionales que exigen doble votación en cada cámara y mayoría de dos tercios -que no tiene- para evitar un referéndum.

Saqueo de diputados

El saqueo de diputados del magnate ha sido en el partido de Fini, Futuro y Libertad (FLI), que a la semana de su primer congreso ya hace aguas. Hay peleas por los puestos de mando y en dos días tres parlamentarios han regresado con Berlusconi. De hecho FLI dejará de tener grupo propio en el Senado. Fini, que se ha revelado un desastre de cálculo político, solo ha podido lamentar «las muchas armas de seducción de quien gobierna y dispone de poder mediático y financiero».

'Il Cavaliere' ya respira, pues estaba al borde de las elecciones anticipadas. Se quedó en minoría en la Cámara en septiembre tras la marcha de Fini con 35 diputados y se se vio con 308 escaños, a ocho de la mayoría absoluta. Pero cuando Fini quiso rematarlo con una moción de censura en diciembre ya era tarde: Berlusconi había fichado en la oposición y subió hasta 314 escaños.

Se salvó realmente por los pelos. Fue un espectáculo escandaloso: a algunos les prometieron pagarles la hipoteca. Después ha ido subiendo, pues el chaqueteo en Italia es una institución. Algunas justificaciones son impagables.

Roberto Rosso, por ejemplo, que acaba de traicionar a Fini, es descendiente de San Juan Bosco y alega que Berlusconi estudió en los salesianos.

Etiquetas