Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

TRAS EL ACCIDENTE

Bélgica reabre el debate sobre la seguridad ferroviaria

Los maquinistas emprenden una huelga espontánea el día después del accidente con 18 muertos.

Cuando los equipos de rescate no habían finalizado aún sus labores en el lugar del siniestro, las reacciones comenzaron a sucederse en Bélgica tras el trágico accidente ferroviario del lunes, que se ha cobrado por ahora 18 víctimas.

 

Numerosos maquinistas de la SNCB, la empresa nacional de ferrocarriles, emprendieron ayer una huelga espontánea en demanda de medidas de seguridad en el tráfico ferroviario, un tema sensible, puesto que la opinión pública es consciente de las graves carencias que acumula la red. No han faltado voces que han encontrado similitudes en la actitud compungida y los mensajes lanzados ahora por la clase política con los de hace ahora nueve años, cuando otro accidente ferroviario se llevó por delante ocho vidas en Précot, donde otros dos trenes chocaron de frente por un problema de señales de precaución.

 

La empresa de los ferrocarriles belgas cometió un error de bulto, intentado atribuir a la Comisión Europea la responsabilidad por la lentitud del despliegue de las dispositivos de frenado de emergencia, debido a la tardanza registrada en la definición de un sistema internacional y común de utillajes y protocolos de seguridad. El presidente de la SNCB, Marc Descheemaecker, afirmó en la prensa local que ha habido retrasos en el proceso de armonización de la normativa de frenado europeo a escala comunitaria, lo que explicaría, según él, que la implantación del sistema hubiera sido programada entre 2006 y 2013.

La respuesta de la Comisión no se hizo esperar: "Las acusaciones aparecidas en diversos medios de comunicación belgas carecen por completo de fundamento", manifestó el portavoz del comisario europeo de Transportes, Siim Kallas. Bélgica ha tenido las manos libres en todo momento para implantar un sistema de seguridad ferroviaria nacional, dijo la Comisión.

 

Mientras, los servicios de socorro siguen trabajando en las vías. El servicio no será restablecido hasta el fin de semana. El recuento de víctimas continúa arrojando 18 fallecidos, pero ayer solo cuatro cuerpos habían sido identificados y había dos desaparecidos. Por su parte, la investigación judicial en curso brilla por su ausencia, formalmente porque hay una investigación judicial en curso.

Etiquetas