Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

CATÁSTROFE

Aumentan a 601 los muertos en Río de Janeiro

Las fuertes lluvías que afectan a la región montañosa que rodea a la ciudad brasileña no paran de sumar víctimas a su negra lista.

Fila de féretros a causa de las torrenciales lluvias.
Aumentan a 601 los muertos en Río
EFE

El Gobierno brasileño ha informado de que son ya 601 las personas fallecidas por las lluvias torrenciales que afectan a la región montañosa que rodea a la ciudad de Río de Janeiro. Mientras, continúan las labores de búsqueda de los equipos de rescate.

La mayoría de víctimas han muerto en la ciudad de Nueva Friburgo (267) y Teresópolis (261), pero también hay fallecidos en Petrópolis (53), Sumidouro (18) y en S*o José do Vale do Rio Preto (2), según ha informado la Secretaría de Estado de Salud y Defensa Civil del estado de Río de Janeiro.

El governador de Río, Sérgio Cabral, ha podido comprobar en primera persona el efecto de las lluvias en la serranía con su visita a Nova Friburgo y su posterior desplazamiento a Cachoeiras de Macacu, a 40 kilómetros de la primera ciudad. Durante el desplazamiento Cabral fue testigo del derrumbamiento de parte de una ladera sobre el asfalto, que se deshizo parcialmente. "Da miedo. De repente el agua llega a la carretera, que estaba parcialmente bloqueada, y comienza a desmoronarse", ha explicado Cabral en declaraciones al diario 'Folha'.

El Gobierno ha decretado a nivel federal tres días de luto oficial, mientras que en el estado de Río de Janeiro será un luto de siete días. El propio Cabral ha declarado que habrá que hacer "autocrítica" y "una evaluación" sobre el incidente, pero dijo que aún no es el momento.

El diario 'Folha' publica este sábado un reportaje que denuncia que un estudio de noviembre de 2008 encargado por el propio estado de Río alertaba del riesgo de que se produjera una tragedia en la región serrana y señalaba especialmente el riesgo en Petrópolis, Teresópolis y Nova Friburgo, precisamente los municipios más devastados por las lluvias. El estudio recomienda la elaboración de un mapa de zonas de riesgo y medidas de contención como la recuperación de la vegetación.

Etiquetas