Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

HUELGA EN FRANCIA

Aumenta la protesta estudiantil y sigue el bloqueo en las refinerías francesas

Durante la mañana de este viernes las fuerzas de seguridad han levantado los bloqueos de los huelguistas en los depósitos petroleros de Fos sur Mer y los de Bassens. El paro se prolonga de manera indefinida.

Una manifestación de jóvenes estudiantes contra la reforma de pensiones en Francia
Aumenta la protesta estudiantil y sigue el bloqueo en las refinerías francesas
EFE

La huelga contra la reforma de las pensiones en Francia perdía fuerza de nuevo en los ferrocarriles y en los transportes urbanos, donde se prolonga desde el martes, mientras continúan los bloqueos en casi todas las refinerías del país y aumentan las protestas de los estudiantes.

La Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) señaló que el número de trenes que iban a circular es superior al que lo hicieron ayer, con una media de dos tercios de los trenes de alta velocidad (TGV) con salida o llegada en París, la mitad de los otros convoyes de largo recorrido, los regionales y los cercanías.

Una portavoz de la SNCF confirmó que la pasada noche no funcionaron los trenes que conectan París con Barcelona y Madrid, ni los que desde la capital catalana se dirigen a Italia y Suiza, y añadió que hasta esta tarde, una vez que se celebren las asambleas generales para decidir si el paro continúa, no se sabrá si estarán en servicio la próxima noche.

La dirección de la empresa ferroviaria había contabilizado ayer un 20,3% de huelguistas (un 31,25% el principal sindicato, la CGT), cifra inferior a la del 24% del miércoles y, sobre todo, al 40% del martes.

Una de las principales preocupaciones del Gobierno en el pulso que mantiene con los sindicatos por su reforma de las pensiones que aumenta la edad voluntaria de jubilación de 60 a 62 años (y de 65 a 67 años para cobrar una pensión completa) es el parón de una decena de las doce refinerías de la Francia metropolitana.

Esta mañana las fuerzas del orden levantaron los bloqueos que mantenían grupos de huelguistas en los depósitos petroleros de Fos sur Mer, junto a Marsella, y los de Bassens, en la periferia de Burdeos.

Ante el miedo a que en unos días haya escasez de carburante (el consumo ha subido un 50% en Francia en la última semana), el Gobierno autorizó ayer a los grupos petroleros que utilicen sus reservas para abastecer a los clientes, algo que no afecta a las reservas estratégicas, que sólo se activan en casos de crisis internacional.

De forma simultánea, el principal sindicato de los transportistas, la CFDT, ha lanzado un llamamiento para organizar bloqueos en las carreteras y las llamadas "operaciones caracol" con camiones que ralentizan la circulación en los principales ejes viarios.

El otro gran frente que tiene abierto el Ejecutivo de derechas, mientras el Senado continúa la tramitación del proyecto de ley sobre las pensiones -el voto definitivo debería producirse el miércoles próximo- es la incorporación de muchos estudiantes a las protestas, con manifestaciones que ayer causaron incidentes y heridos en varias ciudades de Francia.

Según el Ministerio de Educación, ayer había 340 centros de enseñanza secundaria afectados por estas movilizaciones, aunque los sindicatos de estudiantes aseguraban que eran más de 500.

En vísperas de una nueva jornada de manifestaciones mañana, sábado, y de una nueva huelga general convocada el martes de la semana que viene, la líder del Partido Socialista, Martine Aubry, pidió al presidente francés, Nicolas Sarkozy, que suspenda la reforma para modificar su contenido, que considera injusto.

Etiquetas