Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ISRAEL

El israelí Ariel Sharon regresa a su hogar

El traslado del ex primer ministro, de 82 años, fue realizado en el más absoluto secreto para que no pudiera ser fotografiado. En coma desde 2006, seguirá recibiendo tratamiento en su residencia en el desierto del Neguev.

Agentes vigilan la zona mientras Sharon es trasladado a su casa en la Granja de los Sicomoros, ayer.
El israelí Ariel Sharon regresa a su hogar
E. I./EFE

El ex primer ministro de Israel Ariel Sharon fue trasladado ayer a su casa del desierto del Neguev, tras haber abandonado la vigilada habitación de hospital donde ha pasado casi los últimos cinco años en coma, según informaron las autoridades israelíes.

Su traslado fue realizado en el más absoluto secreto para que Sharon no pudiera ser fotografiado mientras era introducido en camilla a la ambulancia, y varias patrullas del servicio secreto y la policía lo escoltaron todo el trayecto, informaron medios locales.

Sharon, de 82 años, continuará recibiendo tratamiento en la finca Sicomoros, donde, siendo primer ministro, se reunió con sus asesores para decidir cómo actuar en diferentes acciones, como la ofensiva de 2002 en Cisjordania y la retirada sorpresa de la franja de Gaza en 2005.

Tras sufrir un derrame cerebral en enero de 2006 a raíz de la medicación que tomó, tras sufrir un trombo producido por un coágulo, el ex general Sharon dejó de ser ministro, y se encuentra en estado vegetativo.

El profesor Shlomo Noy, director de rehabilitación del Centro Médico Sheba en las afueras de Tel Aviv, donde Sharon estaba hospitalizado, comentó ayer que "la aspiración de cualquier enfermo, nuestra aspiración en el hospital, es asegurar que cualquier paciente crónico, siempre que sea posible, esté con su comunidad, en casa".

Noy dijo a la radio del Ejército de Israel, acerca de una posible mejoría: "Claramente lo que subyace es la esperanza de que su situación mejore. Pero las mejorías de las que hablamos en estas situaciones no son grandes mejorías, no son sensacionales".

Tras el accidente cerebrovascular, Sharon se encuentra en lo que se conoce como 'limbo', según describen el personal médico y amigos que pudieron visitarlo: sin poder comunicarse, pero aparentemente respondiendo a estímulos básicos y la televisión.

El doctor Shlomo Segev comentó el pasado año al diario estadounidense online 'The Daily Beast' que "existe una sensación de comunicación, de percepción". "Quiero decir, sus ojos están abiertos y parece que crees que él siente tu presencia", añadió

"Así que no es completamente lo que denominamos un coma. No es un coma profundo, eso seguro. Pero si me pide que lo cuantifique, no puedo", agregó Segev.

Ehud Olmert, mano derecha de Sharon y su sucesor en el cargo de primer ministro, recordó en unas memorias que comentó al ex presidente de EE. UU. George W. Bush que los dos hijos del ex líder israelí se negaron a considerar desconectarlo de las máquinas que lo mantienen con vida porque creían que su estado no era irreversible.

Sharon encabezó el combate contra las tropas egipcias en la guerra de 1973. Como ministro de Defensa, en 1982 ideó la invasión del Líbano, pero se vio obligado a dar marcha atrás por la matanza de refugiados palestinos por parte de milicianos cristianos aliados.

Mientras que muchos árabes criticaban su carácter belicoso y su entusiasmo por construir en territorios ocupados, Sharon ganó respeto como primer ministro por formar el nuevo partido centrista Kadima, así como por apoyar la decisión de retirar las tropas israelíes de Gaza.

Etiquetas