Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

NEGOCIACIÓN NUCLEAR

Ahmadineyad pide que se levanten las sanciones a Irán

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, instó a la ONU a levantar las sanciones que pesan sobre su país si desea que la actual negociación nuclear de los frutos que se esperan.

Fotografía de archivo de Mahmud Ahmadineyad
La tensión estalla en Irán tras conocerse la aplastante victoria de Ahmadineyad
EFE

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, instó a la ONU a levantar las sanciones que pesan sobre su país si desea que la actual negociación nuclear de los frutos que se esperan. En un discurso pronunciado en la ciudad de Arak,  en el noroeste del país, Ahmadineyad también exigió que sean reconocidos los que el régimen iraní considera sus "derechos inalienables", entre ellos el enriquecimiento de uranio.

"La nación iraní está a favor del diálogo, lógico y justo. Si ellos negocian con sinceridad, ajustados a la ley, respetando los derechos inalienables de nuestro pueblo y olvidan sus decisiones erróneas y las sanciones, entonces el diálogo será constructivo", afirmó.

Ahmadineyad advirtió, no obstante, de que si Irán se siente engañado dará la misma respuesta que ha dado hasta la fecha a la comunidad internacional. "Si tienden una mano sincera para cooperar en diversos campos, la nación iraní la estrechará, pero si una vez más vienen con engaños y traiciones y no reconocen nuestros derechos, recibirán lo mismo que han recibido hasta ahora", agregó.

Al hilo de este argumento, volvió a criticar "el doble rasero" de Occidente en a cuestión nuclear, ya que en su opinión mientras "gastan millones de dólares en mantener sus arsenales atómicos, tratan de impedir que otros países accedan a la energía nuclear pacífica".

Irán y el denominado Grupo 5+1 -integrado por Estados Unidos, el Reino Unido, China, Francia, Rusia y Alemania- retomaron el lunes en Ginebra el diálogo nuclear tras casi 14 meses de interrupción. La reunión finalizó con una propuesta para proseguir con las conversaciones a finales de enero en Estambul.

Hoy, el portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, había advertido de que la opción de que el diálogo prosiga depende de que Occidente cambie su postura y adopte una conducta más constructiva.  Pese a que el objetivo prioritario fijado era restablecer la confianza, el encuentro arrancó en medio de la tensión después de que Irán se quejó del atentado que hace una semana costó la vida en Teherán a un científico nuclear iraní y dejó herido a otro.

El régimen iraní ha culpado del atentado a los servicios secretos de Estados Unidos, Israel y el Reino Unido, y de forma indirecta a la ONU porque el nombre de una de las víctimas estaba incluido en la lista de entidades y personas sancionadas.

Aún así, Mehmanaparast calificó hoy de "positivo" el encuentro de Ginebra. Gran parte de la comunidad internacional, con Estados Unidos e Israel a la cabeza, acusan al régimen iraní de ocultar, bajo su programa civil, otro de naturaleza clandestina y ambiciones bélica cuyo objetivo sería adquirir armas atómicas.

Las sospechas se centran, sobre todo, en el programa de enriquecimiento de uranio de Irán, que ha avisado de que bajo ningún concepto renunciará a este derecho.

Etiquetas